San Isidro, Buenos Aires | |
       
Facebook Flickr Twitter Instagram You Tube Facebook      
  .: NOTICIAS

San Isidro desde el aire
   
Con el indescriptible asombro que provoca tener una mirada distintas de las cosas cotidianas, y con la gentil, desinteresada y profesional labor del personal de la Prefectura Naval Argentina, Portal UNO tuvo ocasión de hacer una recorrida aérea sobre un helicóptero del servicio de aviación de esa fuerza, como parte del habitual apoyo que brinda a las embarcaciones y deportistas en la zona ribereña.

La recorrida se inició en el aeropuerto de San Fernando y las fotos que acompañan estas líneas son evidencia de este agradable paseo, lleno del verde intenso propio de este tiempo, además de una gran cantidad de navegantes, deportistas y paseantes en un fin de semana soleado y despejado.

Fue, sin dudas, un día ideal para la recorrida planeada que incluía el registro fotográfico de sitios históricos y representativos, como la catedral de San Isidro, el Museo Pueyrredon, la Quinta Los Ombúes, Villa Ocampo, el colegio "Carmen Arriola de Marín", entre otros.

El vuelo, afortunadamente, incluyó el delta del Paraná y la isla Martín García, completando una recorrida que ansiamos poder reiterar. Desde Portal UNO nuestro agradecimiento a los hombres de la Prefectura Naval Argentina por su generosa predisposición para servir a la comunidad.

Es de destacar que, curiosamente, esta respetada fuerza tiene una estrecha relación con San Isidro, o al menos con una de sus habitantes ilustres: Mariquita Sánchez de Thompson, precisamente la esposa de Martín Jacobo Thompson, quien tuvo a su cargo la Capitanía de las Provincias Unidas del Río de la Plata, el origen de la actual Prefectura Naval Argentina, primera y única autoridad marítima y la fuerza de seguridad más antigua de la nación.


La historia

El 3 de Febrero de 1536 arriban a estas costas las naves de la Armada de don Pedro de Mendoza, fundando la población que se denominó "Puerto de Nuestra Señora Santa Maria del Buen Ayre".

Mendoza representó la primera autoridad que ejerció funciones policiales en el Puerto y en la ciudad. A partir de la segunda fundación de Buenos Aires, el 11 de junio de 1580, realizada por Juan de Garay, los funcionarios, en nombre del Rey de España nombraban y proveían de títulos a los distintos funcionarios.

Entre ellos estaban los Alguaciles Mayores de la Ciudad de la Trinidad y Puerto de Buenos Aires de Mar y Tierra, quienes hacían visitas a los buques surtos en el Puerto, inspeccionaban la mercadería y esclavos que llegaban al puerto y controlaban a todos los barcos que entraban o salían, verificando sus permisos de navegación; además, tenían voz y voto en el Cabildo. A su vez nombraban a otros funcionarios de menor jerarquía. De todas maneras no existía una sola autoridad que ejerciera esas funciones.

A medida que España fue perdiendo hegemonía, a consecuencia de las frecuentes guerras, el comercio ilegal y la piratería aumentaron. Con el correr de los años la actividad del Puerto de Buenos Aires obligó necesariamente a disponer de un servicio de vigilancia y severo custodio de los dominios para detectar la presencia de piratas, hacer frente a las constantes amenazas de invasión de las fuerzas inglesas y francesas y combatir el contrabando. Además, el conflicto con Portugal quedaba siempre latente, con sus peligrosas influencias sobre la Colonia del Sacramento, cuyas tendencias expansionistas sobre el Río de la Plata y el Paraguay eran visibles.

Podemos destacar la importancia que se le daba a las costas situadas al Norte de la Ciudad, cuando el 4 de febrero de 1736 se nombra a Gregorio Olivares como Comisario para vigilar el Puerto de las Conchas, hoy Puerto de Tigre.

Las autoridades de la colonia, dispusieron la creación de las Capitanías de Puerto, las que fueron regidas por las Leyes de Indias, hasta el 8 de marzo de 1793, oportunidad en que se sancionaron las "Ordenanzas generales", que reglamentaban las funciones de Policía General de los Puertos y Fondeaderos, a cargo de los Capitanes de Puerto y las demás obligaciones de estos.

El Rey de España designó el 8 de enero de 1756 al primer Capitán de Puerto de Buenos Aires siendo el Piloto Práctico del Río de la Plata Don Juan Antonio Guerreros. El último Capitán oriundo de España fue Don Pablo Zizur, quien debido a su avanzada edad y precaria salud fue reemplazado en el año 1806 por el Alférez de Fragata de la Real Armada Española, Don Martín Jacobo José Thompson, nacido en Buenos Aires, quien de esta manera se convierte en el primer Capitán de Puerto criollo y último designado por el Virreinato.

El Capitán Carlos Belgrano, hermano del General Manuel Belgrano, creador de nuestra bandera, fue Comandante militar y director de las obras del canal San Fernando, funciones que desempeñó desde 1804 a 1806. A principios de 1810 el Virrey Cisneros lo nombró comandante de San Fernando. El 25 de Mayo de 1810 llegó la emancipación del Virreynato del Río de la Plata de España. Por aquellos tiempos, además de la Capitanía que funcionaba en el Puerto de Buenos Aires, existía una Subdelegación de Marina o Comandancia de matriculas, con tareas registrales de buques, a cargo del Capitán español Don José Laguna y en el Puerto de Montevideo tenía su asiento la Comandancia de la Armada Real, la que a partir del primer grito de libertad se convirtió en una fuerza enemiga.

La Primera Junta de Gobierno, vio la necesidad de organizar su estructura de Estado y determinó cuáles de las instituciones españolas existentes debían ser incorporadas y a quiénes debían ser confiadas. Analizada la situación, el 25 de junio de 1810, apenas un mes después de la emancipación, se dispuso que tanto el Capitán de Puerto Martín Jacobo Thompson, como el Subdelegado de Marina Laguna, pasaban a depender del primer gobierno patrio dejando de obedecer a las autoridades españolas, debiendo confirmar su aceptación.

Thompson, ferviente impulsor de la Revolución, aceptó el cargo y su nombramiento fue confirmado por la junta el 30 de junio de 1810, paralelamente se le asignan las funciones de Laguna, que presentó su renuncia. Queda de esa manera constituida la nueva Capitanía de las Provincias Unidas del Río de la Plata. Había nacido la actual Prefectura Naval Argentina, primera y única autoridad marítima y la fuerza de seguridad más antigua de la nación.

En agosto de 1810 la Primera Junta de Gobierno fusionó las Comandancias de Las Conchas y San Fernando confiándoselas a Belgrano con la misión de vigilar las costas. Con estos datos se puede deducir que las costas de San Isidro, estaban bajo la jurisdicción antes mencionada.

El 26 de enero de 1814 se opera un nuevo cambio en el país, con un gobierno unipersonal y con el titulo de Director Supremo de las Provincias Unidas del Río de la Plata, cargo que ocupado por el Doctor Gervasio Antonio Posadas. Bajo su gobierno es promulgado el 6 de julio de 1814 el Reglamento de las Capitanías de Puerto, cuyo texto fue redactado por Martín Jacobo Thompson, observándose la gran influencia de las Ordenanzas Generales, vigentes antes de la Revolución de Mayo de 1810.

Es éste el primer documento nacional sobre la Institución, del cual surgen claramente las funciones que el Estado Nacional asignó a la Prefectura Naval Argentina.

El 30 de julio de 1834, mediante un Decreto se habilitó el Puerto de San Isidro Labrador, cuyo texto rezaba "Visto el informe dado por el Ingeniero de Provincia y el Plano que se acompaña, se declara habilitado el nuevo puerto de San Isidro Labrador, en los mismos términos que lo está el Puerto de Tigre".

El 28 de octubre de 1834, el Juez de Paz de San Isidro, Enrique Núñez, comunica al Capitán de Puerto haber recibido la comunicación y la copia del superior Decreto expedido el 21 del mismo mes, sobre el arreglo del Departamento de Marina, por el cual quedaba como encargado Juez de Paz y Subdelegado del Puerto de San Isidro.

Siendo de esta manera el primer Jefe conocido de la actual Prefectura San Isidro y la fecha mencionada en primer término la determinada como fundacional. El 21 de junio de 1837, el Juez de Paz y Subdelegado del Puerto de San isidro, Victorino José de Escalada, informaba al Capitán de Puerto de Buenos Aires Francisco Campos, el hallazgo de una lancha.

Se vuelve a tener constancias documentadas de este Juez de Paz, cuando el 17 de marzo de 1848, el entonces Capitán de Puertos, Coronel de Ejercito al Servicio de la Marina Don Pedro Jimeno, lo previene haciéndole saber que "...desde los lanchones de guerra franceses hostilizan todos los puntos de nuestras costas...". y le ordena que "... se prepare a darles un buen escarmiento en toda oportunidad en que se le presentare, dando cuenta de los resultados para elevarlos al conocimiento del Supremo Gobierno".

Por resolución del Departamento de Guerra y Marina, el 7 de abril de 1856, se ordenó restablecer la Subdelegación de Marina que comprendía los territorios de San Fernando, San Isidro y Las Conchas, que había sido desactivada.

El 13 de octubre de 1863, se inauguró la estación San Isidro del Ferrocarril e hizo su entrada el primer tren. Mientras tanto, la seguridad de las costas era tema de poca importancia para el Gobierno Nacional del General Mitre, y la Capitanía de Puerto seguía siendo menospreciada en su presupuesto.

Existe constancia de que el 3 de noviembre de 1866, desde la Subdelegación de Marina de San Isidro, San Fernando y Las Conchas pone en conocimiento a la Capitanía de Puertos central, que "...habiendo tenido conocimiento de un parte que ha pasado el Guarda de San Isidro al Subdelegado de resguardo de ese Puerto, de hallarse por la costa de San isidro a Olivos, tres buques grandes y algunos botes en muy mal estado, el que firma mandó el día dos del presente por la mañana temprano, la falúa de esta Subdelegación a recorrer la costa hasta Olivos a fin de reconocer los buques y tomar algunas noticias de sus averías o daños que hubieren sufrido, para dar cuenta a Ud. de dichas embarcaciones, las que resultan hallarse entre San isidro y Olivos la Barca Inglesa cargada de huesos teniendo a su bordo dos marineros, la barca española su capitán, a media carga de carne de tasajo. El bergantín austriaco en lastre, está con averías de muy poca gravedad. Cuatro botes más que se hallan en esa misma costa en diferentes puntos, se encuentran en un estado sumamente malo, que ha sido imposible poderlos conducir a este punto".

En el año 1866 existía un Guarda que dependía de la Subdelegación de San Isidro, San Fernando y Las Conchas. El 23 de junio de 1870, Ramón Lizarriaga, Guardacosta de San Fernando a Palermo informaba al Comandante del Puerto de Buenos Aires, las novedades existentes. El mismo Lizarraga informa el 22 de septiembre de 1870 que, de necesitarlos, en San Isidro hay dos botes buenos que puede mandar a buscar.

El 31 de enero de 1882, con la firma del Presidente Julio A. Roca, se dictó el decreto por el que se procedió al cambio de nombre de la institución, reemplazándose el tradicional de Capitanía de Puertos, por el de Prefectura Marítima y las Capitanías y Subdelegaciones pasaron a denominarse Subprefecturas del Puerto de... y/o Ayudantías.

El 17 de abril de 1885, el Prefecto Marítimo se dirige al Ministro de Guerra y Marina, diciéndole: "Toda la costa Norte de Buenos Aires desde el Puerto San Martin donde hay un destacamento del Resguardo, hasta San Isidro, está altamente abierta a los desembarcos clandestinos, pues no hay dentro de esa extensión autoridad alguna vigilante, lo cual es altamente inconveniente, y en especial ahora que con frecuencia se denuncian por todas partes contrabandos de artículos de guerra.

Pienso que esto podría salvarse instalando en la punta más saliente de San Isidro, una Ayudantía dotada del personal y elementos que permitiera hacer la vigilancia de la costa desde dicha punta hasta donde alcanza el servicio de la Ayudantía de San Fernando por una parte y por la otra, desde el mismo San Isidro hasta Olivos y Palermo.

El personal para atender a este servicio, que en las circunstancias actuales, repito, es de suma importancia, podría ser remunerado, sin necesidad de erogación alguna extraordinaria, haciendo uso de la partida que asigna el inc. 23 ítem 15 del Presupuesto vigente, que no se ha empleado hasta ahora, respondiendo esta Prefectura Marítima a los propósitos que el gobierno abriga, de economizar todo gasto que no revista carácter de indispensable.

En coincidencia y para abreviar trámites mayores, me permito indicar a Ud. para Jefe de dicha Ayudantía al ciudadano Don Fernando Alfaro, ex empleado nacional que ha servido con lealtad al gobierno, y para Ayudante al empleado de la Escribanía de Marina de la Capital, Don Juan Luis Burguerand, que conoce la navegación y merece entera confianza, ayudados ambos por el personal de marineros que dicha partida acuerda.

Merced a este procedimiento se conseguirá llevar a cabo un servicio urgente, sin más que aplicar a él una partida acordada por el Honorable Congreso para otro del mismo género pero que no es ahora rigurosamente indispensable.

Si hallare esto aceptable se ha de servir autorizar a esta Prefectura Marítima para proceder como lo dejo indicado, así como para la provisión de falúa y demás artículos de instalación".

El 10 de mayo de 1885 el Prefecto Marítimo le informa al Ministro de Guerra y Marina que "Habiendo dispuesto la superioridad, con fecha 28 del mes de abril pasado, la instalación de una Ayudantía en San Isidro haciendo uso para ello de la Partida asignada por el inciso 24 ítem 15 del Presupuesto vigente y nombrándose ya el Jefe y Ayudante de la mencionada repartición, permítome proponer a Ud. para ocupar el puesto de escribiente al ciudadano Don Tomas Piñeyro, persona de confianza y apto para desempeñarse satisfactoriamente".

Completada la dotación del Personal y establecidas las instalaciones para su funcionamiento, el día 1º de agosto de 1886, se reinstaló en forma definitiva la Dependencia de la Ayudantía del Puerto de San Isidro.

El sacrificio de los hombres de Prefectura llegaba al punto de separarse temporariamente de sus propias familias, es así como el 26 de marzo de 1886, el Prefecto Marítimo Don Carlos Alberto Mansilla, le solicita al Ministro de Guerra y Marina que el Jefe de la Ayudantía de San Isidro, Don Fernando Alfaro y su Ayudante, figuraran en la revista de la Prefectura Marítima a fin de que sus familias residentes en la Capital, pudieran percibir sus haberes, sin que esos empleados necesitaran trasladarse con tal objeto.

El Prefecto Marítimo le informó el 7 de Enero de 1887 al Ministro de Guerra y Marina que "con motivo de haberse incluido en el Presupuesto, elevándola a categoría de Subprefectura la Ayudantía que por resolución gubernativa se estableció en San Isidro, aplicando a su servicio la partida que el presupuesto del año pasado asignaba para la Subprefectura de Bella Vista que no se instaló, permítome pedir a V.E., que si lo tiene a bien, se sirva conformar los nombramientos de los empleados que han servido y sirven en dicha Ayudantía (hoy subprefectura) y que viene a quedar así:
Subprefecto Don Fernando Alfaro
Ayudante Don José Puigg".

El 13 de enero de 1894, el Prefecto Marítimo acusa recibo de la nota del Jefe de Estado Mayor General de Marina mediante la que se transcribió el Superior Decreto del 5 de enero, creando las Ayudantías de Ibicuy, Punta de San Isidro y Mar del Plata. El 22 de enero de 1894, el Subprefecto del Puerto de San Isidro, Don Ricardo M. Ortega, solicita al Prefecto Marítimo la dotación de armas para proceder a la instalación de la Dependencia que era la siguiente:

  • Ocho fusiles Remington
  • Ocho sables bayoneta con vaina
  • Ocho correajes completos de cuero
  • Un mil tiros a bala Rémington
  • Un mil Tiros de fogueo para ejercicios
  • Un armero para doce fusiles

El 3 de febrero de 1894, el entonces Subprefecto del Puerto de San Isidro, Don Ricardo M. Ortega, le informa al Prefecto Marítimo que la Subprefectura de San Isidro estaba instalada desde el 10 de enero de ese año, en la casa de la Sra. Julia Sarmiento de Clark, ubicada en la Calle del Bajo al llegar a la calle del Puerto, con un alquiler de cincuenta pesos moneda nacional mensuales.

Aclara además, que esa instalación es provisoria, hasta tanto se disponga de la construcción de una casilla apropiada. A su vez, el Prefecto Marítimo le informa al Ministro de Guerra y Marina, General de División Don Luis Maria Campos esa situación y le solicita que se sirva resolver lo que crea más conveniente. El 5 de abril de 1894, el Prefecto Marítimo vuelva a informar al Jefe del Estado Mayor General de Marina, que la Repartición no podía pagar el alquiler con el presupuesto de los gastos eventuales con que contaba, ya que no recibía dichos fondos, pues la partida era de solamente cien pesos.

Ante este reclamo, con la firma del Presidente Uriburu, se autoriza al Estado Mayor General de Marina, con fecha 14 de abril de 1894, para que disponga que la Prefectura Marítima a contar desde el 20 de febrero de ese año, haga figurar en los ajustes mensuales la suma de 50 pesos moneda nacional, para abonar a la Sra. Julia Sarmiento de Clark, el alquiler de la casa que ocupaba la Ayudantía de San Isidro.

Hacia 1880, cuando asumió como Prefecto Marítimo Don Carlos Alberto Mansilla, la situación del país era extremadamente crítica. Los recursos se volcaban prioritariamente al Ejército y a la Marina. Este proceso se fue acentuando y se agudizó en la década del 90. La Prefectura Marítima carecía hasta de lo más imprescindible. Sin ningún tipo de apoyo y sin posibilidades de cambio, Mansilla presentó su renuncia el 16 de setiembre de 1895, después de haber permanecido 15 años en el cargo.

A Mansilla lo sucedió Don Marcos Paz, quien en junio de 1896 renunció a su cargo ante la indiferencia de las Autoridades Nacionales en la cuestión institucional. Antes de renunciar, destacó que el presupuesto de la Prefectura a su mando tenía las 2/3 partes de lo que era hacía 10 años, con el agravante de haberse incrementado sus funciones.

Luego de la unidad nacional alcanzada en 1862 existía un gran vacío en materia legislativa, ya que algunas provincias aplicaban distintos textos legales, entre ellos algunos de la vieja legislación española. La Capitanía de Puertos al igual que otras Instituciones todavía carecía de un ordenamiento jurídico acorde con la nueva estructura del Estado. Los distintos presidentes, desde el General Bartolomé Mitre, vieron resentidas su gestión orgánica ante distintos hechos importantes para la Nación, como la Guerra con el Paraguay, las revoluciones internas, la Campaña del Desierto, etc. Entre otras Instituciones de la Nación, la Prefectura Marítima carecía de un ordenamiento jurídico.

Para cubrir esa necesidad jurídica, el Diputado por la Provincia de Corrientes Dr. Manuel Florencio Mantilla presentó en el Congreso en agosto de 1896, un proyecto que se convirtió en la Ley NO 3445, el 29 de octubre de ese mismo ario, promulgada con la firma del Presidente Dr. José Evaristo Uriburu. Esta fecha considerada como de Consolidación Jurídica, es conmemorativa del Día de la Prefectura Naval Argentina.

Ante la petición del Ministerio de Marina, solicitando a la Provincia de Buenos Aires un terreno para la instalación del Destacamento de San Isidro de la Prefectura General Marítima, con fecha 8 de junio de 1934 se concedió el terreno que actualmente ocupa la Prefectura San Isidro. El edificio actual fue construido por la Empresa Constructora de Manuel Chinnici, siendo su costo total de $ 47.732,00 moneda nacional. La obra fue empezada en el mes de noviembre de 1934, finalizada a fines de 1936.

Durante setenta y tres años, la Ley 3.445 tuvo una vigencia plena. Sin embargo, fue perdiendo actualidad. Las autoridades de la Prefectura Naval Argentina elaboraron y elevaron un Proyecto de Ley General, que dio sus frutos el 10 de octubre del año 1969, cuando el entonces Presidente de la República, Teniente General Juan Carlos Onganía, sancionó y promulgó la Ley General de la Prefectura Naval Argentina, registrada bajo el número 18.398, vigente en la actualidad.

Con motivo de la Segunda reforma del Estado el día 1º de febrero de 1998, se fusionaron la Prefectura San Fernando y la Subprefectura San Isidro, por haber sido desactivada la primera de las nombradas.

Este hecho de relevancia histórica para la Institución, dio lugar a que la Subprefectura local fuera jerarquizada al nivel de Prefectura, y se convirtió en la actual Prefectura San Isidro.

Es necesario destacar en este trabajo de colaboración, que los datos históricos mencionados fueron recopilados de antecedentes que ya posee la Prefectura Naval Argentina y en especial, el agradecimiento al Prefecto General (R.S.) Don Andrés Rene Rousseaux, un incansable estudioso de la historia de la Institución.

-> Ayudante Principal Emilio Luis Fabrizzi

 

.: Portal UNO Argentina

Facebook Flickr Twitter Instagram You Tube Facebook

 

 


 
 
Ver farmacias de turno en San Isidro
ACTUALL HAZTE OIR RELIGION EN LIBERTAD
Ver farmacias de turno en San Isidro
¿Qué es la ideología de género?
GRAVIDA ROTARY CLUB DAMAS ROSADAS FUNDACION CONIN
CUIDAR CASA DE GALILEA FUNDACION LORY BARRA FUNDACION LEER
BIBLIOTECA POPULAR DE SAN ISIDRO MADRES DEL DOLOR FUNDACION ESCOLARES FUNDACIÓN PRIMEROS PASOS DELFINA VASALLO
FUNDACIÓN MARÍA CECILIA CENTRO DE EXCOMBATIENTES DE MALVINAS SAN ISIDRO FUNDACIÓN COR
TU VIDA EN TUS MANOS ASOCIACIÓN TRADICIONAL ARGENTINA EL LAZO UASI LA CAVA CÍRCULO DE POETAS DE LA CIUDAD DE BOULOGNE SUR MER
INSTITUCION FÁTIMA
LA CHATA SOLIDARIA ASOCIACIÓN UMBRALES LA MERCED VIDA FUNDACION NOSOTROS

BUSCADOR
Google

PORTADA

FAMILIA

ENTIDADES

GUÍAS DE DATOS

EFEMÉRIDES

RELIGIOSAS

HISTORIAS

PLANO

SANTORAL

VALORES

ECOLOGÍA

COLEGIOS

AGENDA

NOTICIAS

SALUD

ORGANIZACIONES

CULTURA

COMENTARIOS

PUBLICIDAD

ENVIAR INFO

EDUCACION

DEPORTES

FARMACIAS

 

P o r t a l   U N O   A r g e n t i n a
Todos los derechos reservados | 2004-2020