San Isidro, Buenos Aires | |
       
Telegram Compartir en WHATSAPP Flickr Twitter Instagram You Tube Facebook    
  .: FAMILIA

 
Es torpe no estimular el desarrollo familiar y la natalidad
   

La incapacidad o perversidad de quienes ejercen la política en el país desde hace décadas ha ido provocando problemas que pueden ser mensurados y que, sin dudas, seguirán creciendo.

Además de los desmanejos de la economía que han hecho cada vez más difícil afrontar el sostenimiento familiar con un solo ingreso, la huida de la educación pública por su sistemática caída de calidad, los cambios de prioridades en la sociedad que van imponiendo nuevas necesidades y consumos, han ido provocando la postergación de la maternidad y el temor de muchos a no poder asegurar educación y bienestar básico, lo que deviene en no tener hijos o limitar al extremo la cantidad.

Aunque las causas pueden ser diversas, el envejecimiento poblacional provoca problemas concretos en las economías. España, por ejemplo, tiene hoy 2 trabajadores activos por cada pensionado y, según se calcula muy pronto serán sólo 1,5. Esto lleva a que el Estado no tenga suficientes ingresos para pagar jubilaciones. No obstante, en aquel país el negocio del aborto está a sus anchas desde hace décadas. Italia, por su parte, vive una situación similar.

Si los jóvenes no pueden acceder a un trabajo que les permita más que sostenerse en el día a día, si llegar a tener su vivienda es para muchos una fantasía y pagar un alquiler es un drama cotidiano, y si saben que con esfuerzo en otro país podrían tener un futuro mejor, aparece otra explicación a la despoblación en la Argentina.

Es incomprensible que los gobiernos sigan ignorando el valor estratégico que tiene estimular el desarrollo de los ciudadanos para que puedan trabajar, llegar al techo propio, afrontar con cierta tranquilidad los gastos, facilitando la radicación en distintos puntos del país de familias jóvenes para que la natalidad permita un crecimiento integral.

En medio de otras torpezas y perversiones, fue el mismo presidente designado Alberto Fernández el que aseguró en una entrevista que es un problema que la gente viva más años y con salud. A esto habría que sumar que encumbrados miembros de organismos de crédito (FMI y Banco Mundial) no han ocultado su desagrado con la cantidad de pensiones y gastos que el Estado debe afrontar por los adultos mayores.

Es decir, los que atienden los vaivenes de la economía lo saben. Tener una población envejecida es un inconveniente,… pero fomentan políticas antinatalistas.

Continuar con la torpeza de los planes y subsidios que nada arreglan, con el clientelismo, con la promoción de métodos para no nazcan niños, con un insoportable afán de objetivos mezquinos y de corto plazo, sólo garantiza crisis y más fragilidad institucional.

La Tasa Global de Fecundidad es el número de hijos que, en promedio, tendría cada mujer al final de su vida reproductiva. Para que la población se mantenga estable en el tiempo (sin disminuir su volumen), esta tasa debe ser 2,1 (bajo el supuesto de mortalidad constante y ausencia de migración).

La Tasa Global de Fecundidad de Argentina es 1,54 para 2020, un 35% menos que en 2014 y más de lo que disminuyó entre 1980 y 2014.

Algunas políticas públicas que cooperaron con este descenso:

  • En 2014 el Ministerio de Salud de Cristina Fernández (69) incorporó el implante subdérmico (anticonceptivo de larga duración orientado a adolescentes y jóvenes) a la canasta de medicamentos que se distribuye a través del programa Remediar.
  • Ese mismo Ministerio -con el "apoyo técnico" de la filial local de la IPPF- redactó en 2015 el Protocolo de Aborto no Punible.
  • En 2017 el gobierno de Cambiemos implementó el Plan ENIA para reducir el embarazo adolescente (consejerías en salud sexual, anticoncepción y aborto).
  • En 2018 Mauricio Macri (63) propuso debatir el valor de la vida humana con un proyecto de aborto que fue aprobado con trampas en Diputados y no superó el Senado.
  • Simultáneamente la ANMAT aprobó el uso del misoprostol en su dosis abortiva y poco después autorizó su venta en farmacias, además adquirir partidas para distribuirlas en hospitales públicos.
  • Durante el 2020 Alberto Fernández (63) paralizó todo menos la llamada "salud reproductiva". A poco de comenzado el confinamiento estricto Juan Carlos Escobar, coordinador del área de adolescencia del Ministerio de Salud, anunció que el acceso a métodos anticonceptivos y al aborto eran "servicios esenciales" que quedaban fuera de las restricciones impuestas por el Covid-19.

El próximo año podremos observar el impacto que la Ley de aborto –impulsada por Fernández y sancionada con presiones y engaños a fines de 2020- tiene sobre los indicadores de fecundidad y natalidad. Y a eso se sumarán después los combos abortivos (mifepristona + misoprostol) que comienzan a utilizarse y las nuevas formas de distribución de los insumos de "salud reproductiva" para cumplir con lo que el Fondo de Población llama la garantía del "último tramo", es decir, la llegada eficaz de los insumos a la usuarias.

Evolución de la fecundidad en Argentina

La tasa global de fecundidad cayó un 55% entre 1980 y 2020, pero, como anticipamos, ese descenso fue mucho más marcado a partir del 2014.

La Tasa Global de Fecundidad de Argentina es similar a la de Cuba, donde descendió a 1,52 en el 2020, con la diferencia de que en la Isla el promedio de hijos por mujer está por debajo del nivel de reemplazo desde 1978. La caída en Argentina es mucho más acelerada. Por otra parte, la densidad de población de Cuba es 6 veces mayor a la nuestra.

También es análoga a la de los países europeos que, siendo menos extensos, implementaron políticas para fomentar la natalidad, pero acá sólo hay "políticas de género".


La fecundidad en las provincias

La Ciudad de Buenos Aires tiene la menor tasa global de fecundidad del país. Esa tasa está por debajo del nivel de reemplazo poblacional (2,1) al menos desde 1990.

Calculada con los datos provistos por el Ministerio de Salud de la Nación, la capital del país tiene una Tasa Global de Fecundidad de 1,25 hijos por mujer en 2020.

Después de la Ciudad de Buenos Aires -en cuanto a la escasez de hijos por mujer- siguen Tierra del Fuego (1,36) que descendió del nivel de reemplazo generacional a partir del 2017 y La Rioja (1,39) que lleva una década en esa situación y, no obstante, acaba de constituir una mesa intersectorial para promover el aborto.

Además de esos distritos, están por debajo de la media nacional: provincia de Buenos Aires (1,43), Chubut (1,49), Jujuy (1,51), La Pampa (1,45), Santa Cruz (1,45) y Santa Fe (1,49).

En 2018 la mitad de las jurisdicciones estaban por encima del nivel de reemplazo poblacional (2,1); en el 2019 quedaban sólo 5 provincias: Formosa, San Juan, Santiago del Estero, Chaco y Misiones. Con los datos del 2020, ya no queda ninguna. La Tasa Global de Fecundidad más alta la tiene Misiones, pero sólo alcanza el 2,06.

Si se toma el ÚLTIMO QUINQUENIO disponible (2016-2020) la mayor baja sigue estando en la deshabitada región Patagónica:

  • Tierra del Fuego -39%
  • Santa Cruz -37%
  • Chubut -30%
  • Neuquén -29%
  • Río Negro -29%

Pero si sólo se mide el ÚLTIMO AÑO (2019-2020), las provincias donde el promedio de hijos por mujer cayó más son:

  • Tierra del Fuego -23%
  • Salta -22%
  • Santiago del Estero -19%

[Fuentes: Notivida / newtral / jubilacionypension / elmundo]


-> Alberto Mora

 
whatsapp telegram

 

Firma

Facebook Flickr Twitter Instagram You Tube Facebook

 

 

 
 
Ver farmacias de turno en San Isidro
ACTUALL HAZTE OIR RELIGION EN LIBERTAD
¿Qué es la ideología de género?
GRAVIDA DAMAS ROSADAS MARCHA POR LA VIDA FUNDACION CONIN
CUIDAR TU VIDA EN TUS MANOS FUNDACION LORY BARRA FUNDACION LEER
ASOCIACIÓN TRADICIONAL ARGENTINA EL LAZO MADRES DEL DOLOR FUNDACION ESCOLARES FUNDACIÓN PRIMEROS PASOS DELFINA VASALLO
FUNDACIÓN MARÍA CECILIA FUNDACIÓN COR FUNDACION NOSOTROS
LA CHATA SOLIDARIA CÍRCULO DE POETAS DE LA CIUDAD DE BOULOGNE SUR MER ASOCIACIÓN UMBRALES LA MERCED VIDA
INSTITUCION FÁTIMA

BUSCADOR
Google

Facebook Flickr Twitter Instagram You Tube Facebook

Portal UNO Argentina
Todos los derechos reservados | 2004-2023