San Isidro, Buenos Aires | |
       
Telegram Compartir en WHATSAPP Flickr Twitter Instagram You Tube Facebook    
  .: RELIGIOSAS

 
Monseñor Ojea ordenó tres nuevos sacerdotes
   
El viernes 24 de Octubre, ante una multitud que colmó la catedral de San Isidro, el obispo diocesano, monseñor Oscar Ojea, ordenó sacerdotes a los diáconos Agustín Martens, Gonzalo Rebollo y Juan Patricio Iribarren, quienes se formaron en el seminario San Agustín.

El prelado destacó en la homilía que los tres se despojaban de ellos mismos y le entregan al Señor y a la Iglesia sus vidas, porque "sólo así pueden ser ungidos para ungir. Ungidos para ungir a los hermanos. Evangelizando, liberando y consolando".

"Hoy se derrama sobre ustedes todo el amor del Señor, que los llamó teniendo en cuenta esa fe que recibieron de chicos. De casa, de sus padres, de sus abuelos, de sus catequistas", destacó y agregó: "Jesús ama ese corazón de ustedes lleno de rostros. Ama apasionadamente el corazón de cada sacerdote hasta hacerlo todo suyo".

Monseñor Ojea les pidió que "no sean sólo concentradores del afecto de la gente, sino facilitadores del encuentro" y que "traten que el cariño de las comunidades sea siempre una fuerza nueva. Que los lleve a preocuparse por los que están lejos, por los que están en las fronteras, en las periferias".

"Qué bueno es que las comunidades puedan ver el corazón del sacerdote que está siempre preocupado y buscando a aquellos que más lo necesitan", subrayó y recordó que "el cura Brochero comenzaba sus visitas a los pueblos, visitando primero los ranchos de aquellos que estaban enfermos, de aquellos que visiblemente eran los más pobres".

"No tengan nunca la autosuficiencia de creerse los mejores. En realidad, cuando pasa esto, no descubrimos la comunidad. Descubrimos la comunidad solo cuando despertamos a nuestra fragilidad y allí aparece la necesidad de la auténtica comunión", advirtió.

"Cuando pensamos solo en lo que podemos aportar y en lo mucho que podemos dar y en las condiciones que tenemos, solo se apodera de nosotros una mentalidad individualista y casi empresarial, que no es propia del misterio apostólico y que, de alguna manera, busca privatizarlo todo, nuestro estilo de vida y nuestras tareas", añadió.

Por último, monseñor Ojea los llamó a "soñar la Iglesia y sueñen con la Iglesia. Es importante soñar la Iglesia. Pero tenemos que amar la Iglesia de carne y hueso que tenemos. Esta diócesis que el Señor nos regaló. Digan con sencillez siempre lo que piensan y lo que sienten y respeten el pensamiento y el sentir y la historia de cada hermano".


Texto completo de la homilía de monseñor Ojea

Queridos hermanos, Jorge y Emilio.
Queridas comunidades parroquiales que hoy engalanan y ponen de fiesta nuestra iglesia catedral. Queridos familiares, de Gonzalo, de Juan Patricio, de Agustín.
Queridos hermanos sacerdotes. Queridos diáconos.
Hijos.

Como Jesús, también ustedes van a recibir esta unción del Espíritu Santo, de la cual nos habla él en el Evangelio, para evangelizar y para liberar.

La unción es un don total. Pero solo puede ser ungido el que se anonada y se despoja de sí para recibir este don.

Jesús es el ungido porque todo lo ha recibido del Padre, "todo me ha sido dado", como dice en su oración. En él todo es don recibido y cumplimiento de la misión.

Pero así como lo recibe todo, lo da todo, mediante el servicio y la entrega de su vida en la cruz.

Ustedes también se despojan de ustedes mismos. Le entregan al Señor y a la iglesia sus vidas y solo así pueden ser ungidos para ungir. Ungidos para ungir a los hermanos. Evangelizando, liberando y consolando.

Hoy se derrama sobre ustedes todo el amor del Señor, que los llamó teniendo en cuenta esa fe que recibieron de chicos. De casa, de sus padres, de sus abuelos, de sus catequistas.

El mismo Señor quiso acompañarlos muy de cerca a través del camino del seminario, de sus sacerdotes, de sus hermanos compañeros. Los miembros de las mismas comunidades que fueron enriqueciendo y contribuyendo a su crecimiento interior.

Jesús ama ese corazón de ustedes lleno de rostros. Ama apasionadamente el corazón de cada sacerdote hasta hacerlo todo suyo.

Es verdad que ustedes son buscadores de Dios. Han trabajado y han vivido muy intensamente, este último tiempo en especial, pero, como dice San Juan de la Cruz, "si el alma busca a Dios, mucho más busca Dios al alma".

El Señor los ha buscado continuamente y ha sido fiel en esa búsqueda y será fiel en esa búsqueda.

Por eso me ha parecido, Juan Patricio, tan hermoso tu lema "Miren cómo nos ama el Padre". Como un llamado a la contemplación del pueblo, de lo que ha hecho el Señor en mí.

Dice el Papa Benedicto XVI, en una catequesis hablando a los sacerdotes, citando primero una frase de San Agustín, "sea por tanto oficio de amor apacentar el rebaño del Señor".

Dice Benedicto, "esta es la suprema norma de los pastores, el amor incondicional como el buen pastor, lleno de alegría, abierto a todos, atento a los cercanos y presuroso para buscar a los que están lejos. Delicado con los más débiles, los pequeños, los simples y los pecadores, para manifestar así la infinita misericordia de Dios y la fortaleza de la esperanza".

Que puedan querer a todo el pueblo de Dios, con verdaderas entrañas de amor y de misericordia, así como el Padre les ha mostrado su amor.

No sean sólo concentradores del afecto de la gente, sino facilitadores del encuentro.

El sacerdote busca que la comunidad se vincule. Que la comunidad cree nuevos lazos. Y el Espíritu, en su libertad, sabe conducir la comunidad, aún cuando nosotros dejamos de controlar y cuando las cosas dejan de pasar por nosotros.

Pero. ¡ Qué hermosa esta tarea de servir a la cultura del encuentro siendo facilitadores!. Siendo puentes para que los hermanos puedan encontrarse y descubrir la fuerza del laicado en el amor de Jesús.

El sacerdote es este facilitador. El que hace simple la vida de la comunidad, para que la comunidad pueda ser auténticamente misionera.

"Jesús se acercó y siguió caminando con ellos". Qué hermoso esto, Gonzalo.

Se acercó con esta misericordia, con esta preferencia por los más pobres, por las más débiles.

Se acercó y siguió caminando con ellos. Me recuerda la frase del Papa Francisco: "¡Es tan lindo ser pueblo fiel de Dios! Y que el corazón se nos llene de rostros y de nombres". "¡Qué hermoso es sentirse pueblo y acompañar al pueblo con el corazón lleno de nombres!"

Jesús se acercó y siguió caminando con ellos.

Traten que el cariño de las comunidades sea siempre una fuerza nueva. Que los lleve a preocuparse por los que están lejos, por los que están en las fronteras, en las periferias.

Que bueno que es que las comunidades puedan ver el corazón del sacerdote que está siempre preocupado y buscando a aquellos que más lo necesitan.

El cura Brochero comenzaba sus visitas a los pueblos, visitando primero los ranchos de aquellos que estaban enfermos, de aquellos que visiblemente eran los más pobres.

Entonces el corazón del pueblo, fácilmente, iba a donde iba el corazón del cura, a donde iba el corazón de Brochero.

No tengan nunca la autosuficiencia de creerse los mejores. En realidad, cuando pasa esto, no descubrimos la comunidad. Descubrimos la comunidad solo cuando despertamos a nuestra fragilidad y allí aparece la necesidad de la auténtica comunión.

Cuando pensamos solo en lo que podemos aportar y en lo mucho que podemos dar y en las condiciones que tenemos, solo se apodera de nosotros una mentalidad individualista y casi empresarial, que no es propia del misterio apostólico y que, de alguna manera, busca privatizarlo todo, nuestro estilo de vida y nuestras tareas.

Amen esta iglesia de carne y hueso. No solo la que soñamos. Sueñen la iglesia y sueñen con la iglesia. Es importante soñar la iglesia. Pero tenemos que amar la iglesia de carne y hueso que tenemos. Esta diócesis que el Señor nos regaló. Digan con sencillez siempre lo que piensan y lo que sienten y respeten el pensamiento y el sentir y la historia de cada hermano.

Vamos a experimentar, en un rato, una expresión de comunión. Este imponente misterio de comunión cuando ustedes se postren y nosotros, como iglesia, como misterio de comunión de los santos, invoquemos al Señor, a la Virgen, a los santos y pidamos juntos por la fidelidad de ustedes, en este contexto de comunión.

¡Qué hermoso tu lema Agustín!. "Todos comieron pan hasta saciar". En la auténtica comunión, con todo el pueblo de Dios, se experimenta la hondura de esta frase del Evangelio.

Casi al final de la exhortación apostólica, el Papa nos dice: "La misión no es una parte de mi vida o un adorno que me puedo quitar. No es un apéndice o un momento de la existencia. La misión es algo que yo no puedo arrancar de mi ser si no quiero destruirme. Yo soy una misión en esta tierra y para eso estoy en el mundo."

Cada uno de ustedes ha descubierto su misión y el camino que les espera es hacerse uno con su misión.

"Yo soy esta misión".

Esta misión va a pasar por su carácter, por su temperamento, por su singularidad, pero si falta poner en juego lo que ustedes tienen, perdemos todos, pierde el mundo, pierde la iglesia. Si obstaculizamos el camino de la misión de los demás, de aquellos que necesitan brindar, como don propio que el Señor les ha regalado y que ha puesto en su corazón y que nadie puede darlo sino ellos, sino cada uno, perdemos todos, pierde la iglesia y pierde el mundo.

Que puedan llevar a la realidad esta frase tan honda que implica todo el camino de una vida.

"Yo soy una misión". Me voy haciendo uno con ella. No es una parte mía. No trabajo de cura. No hago cosas de cura. Soy sacerdote. Soy cristiano. Soy un hombre que vive apasionadamente para esta misión y a ella le ha entregado la vida.

Ponemos delante de la Virgen de Luján, la madre de nuestro pueblo, todo el sentir, la esperanza y la alegría de este pueblo de Dios, reunido aquí, en la catedral en este día gozoso de la ordenación de cada uno de ustedes.

 
whatsapp telegram

 

Firma

Facebook Flickr Twitter Instagram You Tube Facebook

 

 

 
 
Ver farmacias de turno en San Isidro
ACTUALL HAZTE OIR RELIGION EN LIBERTAD
Ver farmacias de turno en San Isidro
¿Qué es la ideología de género?
GRAVIDA DAMAS ROSADAS MARCHA POR LA VIDA FUNDACION CONIN
CUIDAR TU VIDA EN TUS MANOS FUNDACION LORY BARRA FUNDACION LEER
ASOCIACIÓN TRADICIONAL ARGENTINA EL LAZO MADRES DEL DOLOR FUNDACION ESCOLARES FUNDACIÓN PRIMEROS PASOS DELFINA VASALLO
FUNDACIÓN MARÍA CECILIA FUNDACIÓN COR FUNDACION NOSOTROS
LA CHATA SOLIDARIA CÍRCULO DE POETAS DE LA CIUDAD DE BOULOGNE SUR MER ASOCIACIÓN UMBRALES LA MERCED VIDA
INSTITUCION FÁTIMA

BUSCADOR
Google

 

Portal UNO Argentina
Todos los derechos reservados | 2004-2021