San Isidro, Buenos Aires | |
       
Telegram Compartir en WHATSAPP Flickr Twitter Instagram You Tube Facebook    
  .: RELIGIOSAS

 
La comunidad de Schoenstatt celebró los 25 años del santuario de Beccar
   
El sábado 18 de Mayo se llevaron a cabo las actividades organizadas para celebrar los 25 años transcurridos desde la inauguración del santuario de la Virgen de Schoenstatt [Ada Elflein 2431, Beccar].

A pesar de la lluvia, la comunidad se hizo prente para participar de la misa, oficiada por el obispo de la diócesis de San Isidro, monseñor Oscar Vicente Ojea, en la vigilia de Pentecostés.

Participaron de la celebración, entre otros, el intendente de San Isidro, Dr. Gustavo Posse, su esposa, la Dra. María Fernanda Nuevo, y el párroco de Nuestra Señora de la Cava, presbítero Emilio Gabrieli.

Luego de la misa, monseñor Ojea bendijo la Piedra Fundamental del lugar de encuentro con el Padre José Kentenich, fundador del Movimiento Apostórico de Schoenstatt.


Texto de la homilia del obispo:

Querida familia de Schoenstatt, queridos sacerdotes del movimiento, querido P. Javier, el P. Pablo, queridos sacerdotes de la diócesis, cura párroco de Nuestra  Señora de la Cava el P. Emilio, Sr. Intendente que representa al pueblo de san Isidro, queridas familias todas.

Hace 25 años, Monseñor Jorge Casaretto un día como hoy, una Vigilia de Pentecostés, inauguraba este santuario. Con esta misión tan claramente expresada en estas palabras tan hondas: ser para la comunidad -como misión- familia santa, santuario vivo, corazón de la Iglesia.

En el día de hoy nos encontramos celebrando la misa de la vigilia de Pentecostés y con esta lectura del Evangelio en el que el Señor grita que todo el que tenga sed que se acerque, y que beba de él, de su seno brotarán manantiales de agua viva. Y este texto se ve cristalizado en la cumbre del evangelio de Juan cuando el evangelista en un acto contemplativo absoluto, diría yo, frena el evangelio, frena el relato del evangelio cuando se abre el corazón de Cristo y de Él brota sangre y agua y dice, el que vio esto lo atestigua, él sabe que dice la verdad y su testimonio es verdadero. Ahí San Juan nos da la pauta que en el momento cumbre de evangelio cuando se abre el corazón de Jesús estamos como en la cima del mensaje evangélico, el Señor nos regala su Espíritu. El agua significa, el agua y la sangre significan el primer lugar: el alma de la Iglesia, que es el Espíritu Santo. Ese corazón abierto de Cristo entrega el Espíritu al Padre: “En tus manos encomiendo mi espíritu” palabras que había dicho un ratito antes de que el soldado le abriera el costado con la lanza, y luego entrega esta agua pura, cristalina, nueva, viva al pueblo de Dios, su Espíritu, el alma de la Iglesia. Y todo esto que Juan contempla, principalmente está visto por la fe por la Madre. Yo diría que este texto alude al nacimiento pascual de la Iglesia. Cuando digo pascual, digo doloroso porque estamos ante un nacimiento doloroso. María va a realizar este parto de ser la Madre de toda la Iglesia y de todos los hombres con dolor porque está viendo morir a su Hijo. Ha visto morir a su Hijo y Él le ha entrega una innumerable cantidad de hijos, que no reemplazan a éste Hijo. Por eso la Virgen nace a una maternidad nueva cuando nace la Iglesia. Y ella de pie viendo con los ojos de la fe lo que significa el agua derramada del corazón abierto de Jesús. También se me ocurre que el primer deseo de la Madre, la primera oración de la Madre en medio de su dolor, pero la primera oración pascual es la unidad de sus hijos. Toda madre quiere que sus hijos sean auténticamente hermanos. Y aquí aparece el misterio de la unidad de la Iglesia que lo hace el Espíritu Santo, respetando la diversidad de los carismas, de los dones. Respetando la diversidad de cada uno el Espíritu va trabajando por la unidad, con su obra lenta, con sus propios tiempos. Él que es el Señor de la historia va a ir construyendo la Iglesia desde adentro con una vitalidad propia. Este santuario entonces ha asumido ser familia santa. Es decir, realizar en plenitud el misterio de la Iglesia que es comunión en la diversidad. Familia santa de Dios. Familia que acoge y recibe al Espíritu Santo que es la herencia de Cristo. Hoy celebramos, en el fondo, el testamento de Jesús. Siempre nos gusta cuando un ser querido parte conservar algo de él. Bueno Jesús nos deja como testamento su Espíritu, su amor. Todo el amor que le tiene al Padre y todo el amor que el Padre le tiene a Él. Y es una Persona, es el Espíritu de Jesús. Y el testamento de Jesús es el alma de la Iglesia. Este santuario ha querido ser en 1er lugar: familia santa, familia unida, familia en comunión, según la oración de la Madre de la Iglesia, que quiere la unidad de sus hijos.

Santuario vivo. El Cuerpo de Cristo en el evangelio que escuchamos es Templo vivo de Dios. Este templo se ha abierto, ha abierto el corazón para derramar su Espíritu, este Templo de Dios es santuario de la vida, santuario donde se cuida de una manera particular la vida. Santuario de sanación de heridas, santuario de apertura a todos aquellos que han tenido necesidad de encontrar la paz, la ternura de la Madre, el descanso del corazón, el alivio de tantas situaciones de las que nos habla la hermosa secuencia que acabamos de cantar. Consuelo de las tristezas, descanso en el trabajo, en las fatigas del trabajo. Esto ha querido ser, este lugar santo bendecido hace 25 años, santuario vivo. Y santuario en la Iglesia es el lugar al que uno acude después de una peregrinación, después de un camino, después de un esfuerzo, donde generalmente se busca llegar y tocar. Tocar con la mirada, tocar con la mano, santuario abierto es un lugar llamado al que todos puedan acogerse al cuidado de la Madre. La Madre que vela por cada uno, porque la Madre es madre de todos pero madre de cada uno. Lo sabemos bien nosotros. Cada uno ha nacido en un momento determinado de la vida de su mamá. Hablamos de mi mamá, de mi madre, que no es exactamente la madre de mi hermano, es la misma, pero es la mía. Y yo la experimento como mía, es singularmente mía. Y la Virgen es mama de cada uno de nosotros. Y quiere que cada uno pueda acercarse y acceder al santuario vivo para encontrar el alivio que necesita en el camino de su vida.

Finalmente el corazón de la Iglesia, el corazón de la Iglesia que es el Espíritu mueve la Iglesia, no la inmoviliza, sino que la mueve a la Iglesia a salir de ella misma. La mueve a evangelizar, la mueve a misionar, la mueve a entregar lo que ha recibido, a entregar la ternura que ha experimentado en el contacto con Jesús y con María. Este es el corazón de la iglesia, es el corazón que arde en el fuego del Espíritu Santo hoy, pero este corazón que arde es el que está dedicado a salir de sí mismo, a buscar los modos, los lenguajes a través de los cuales el Evangelio pueda llegar al corazón de los hermanos.

Hoy que celebramos este día tan gozoso, de este lugar santo consagrado y bendecido hace 25 años por Monseñor Casaretto celebramos la historia de este lugar y el futuro de este lugar. Y ya que la fiesta coincide con la vigilia de Pentecostés, ya que la Iglesia necesita un perenne Pentecostés, un Pentecostés continuo para mantener ése fuego en el corazón, para tener esa Palabra que pueda llegar haciendo el evangelio fresco, el evangelio que penetra el corazón. La Iglesia que necesita el renovado Pentecostés para tener la profecía en su mirada, para ser autentico Templo del Espíritu, templo limpio y Templo abierto. La iglesia que necesita estar constantemente en contacto con la fuerza viva del Espíritu, quiere celebrar en la diócesis de San Isidro, este lugar: familia santa, santuario vivo, corazón del Iglesia, para que tantos hermanos que necesitan de la ternura de la Madre, puedan acercarse y recibir en este lugar, la experiencia de la Iglesia, la experiencia del Espíritu y la experiencia del amor de la Madre. Damos gracias por todo el camino recorrido, por todos los que han trabajado en este lugar, por la historia de este lugar. Damos gracias por los sacerdotes, por las religiosas, que han puesto su vida en este lugar. Algunos que han partido y que hemos mencionado, como el P. Esteban que tuve el gusto de conocer personalmente, un hombre realmente santo. Damos gracias por todos los hermanos que han hecho posible la vida de este lugar y pedimos por el futuro misionero de él, de este santuario. Para que el Espíritu Santo nos conceda tener sus frutos para el bien de la Iglesia. Que el Señor así nos lo conceda por la intercesión de la Virgen Mater Ter Admirabilis.

 

 

.: Portal UNO Argentina

Facebook Flickr Twitter Instagram You Tube Facebook

 

 

 
 
Ver farmacias de turno en San Isidro
ACTUALL HAZTE OIR RELIGION EN LIBERTAD
Ver farmacias de turno en San Isidro
¿Qué es la ideología de género?
GRAVIDA ROTARY CLUB DAMAS ROSADAS FUNDACION CONIN
CUIDAR CASA DE GALILEA FUNDACION LORY BARRA FUNDACION LEER
BIBLIOTECA POPULAR DE SAN ISIDRO MADRES DEL DOLOR FUNDACION ESCOLARES FUNDACIÓN PRIMEROS PASOS DELFINA VASALLO
FUNDACIÓN MARÍA CECILIA CENTRO DE EXCOMBATIENTES DE MALVINAS SAN ISIDRO FUNDACIÓN COR
TU VIDA EN TUS MANOS ASOCIACIÓN TRADICIONAL ARGENTINA EL LAZO UASI LA CAVA CÍRCULO DE POETAS DE LA CIUDAD DE BOULOGNE SUR MER
INSTITUCION FÁTIMA
LA CHATA SOLIDARIA ASOCIACIÓN UMBRALES LA MERCED VIDA FUNDACION NOSOTROS

BUSCADOR
Google

PORTADA

FAMILIA

ENTIDADES

GUÍAS DE DATOS

EFEMÉRIDES

RELIGIOSAS

HISTORIAS

PLANO

SANTORAL

VALORES

ECOLOGÍA

COLEGIOS

AGENDA

NOTICIAS

SALUD

ORGANIZACIONES

CULTURA

COMENTARIOS

PUBLICIDAD

ENVIAR INFO

EDUCACION

DEPORTES

FARMACIAS

 

P o r t a l   U N O   A r g e n t i n a
Todos los derechos reservados | 2004-2020