San Isidro, Buenos Aires | |
       
Telegram Compartir en WHATSAPP Flickr Twitter Instagram You Tube Facebook    
  .: RELIGIOSAS

 
Fue presentado un nuevo libro del P. Oeyen: El celular de Dios
   
Con la presencia del obispo de la diócesis de San Isidro, monseñor Oscar V. Ojea, se realizó el lunes 18 de Junio en el salón Menini [Anchorena 450, San Isidro] la presentación de un nuevo libro del pbro. Pedro Oeyen, párroco de la catedral.

La original publicación "El celular de Dios" plantea supuestas comunicaciones telefónicas entre distintas personas y el Creador, buscando, con un lenguaje simple pero profundo a la vez, poner respuestas adecuadas a inquietudes frecuentes de los fieles en su diversidad.

Luego de una breve actuación del Ensamble Vocal del Colegio de Abogados de San Isidro, el autor invitó al sacerdote Aderico Dolzani, director de la editorial San Pablo, a que se dirigiera a los presentes. El padre Dolzani señaló que conoce a Oeyen desde la década del '70 y que cuando recibió el manuscrito del libro para los más jóvenes del equipo editorial quien lo había escrito "no tendría más de cuarenta años, la mayoría suponía que se acercaría a los 30, y nadie apuntaba a un cura". Esta anécdota "dice algo del libro, que dice cosas profundas de una manera fácil, da respuestas a muchas preguntas que nos hacemos y que nos hacen", destacó el editor.

Luego, el obispo Ojea, quien oportunamente recibiera del padre Pedro la idea y la primera parte de los manuscritos del libro e impulsó la iniciativa, se refirió a la obra ya concluida. "El contenido del libro tiene el lenguaje que está hablando un chico y eso es importante y llama la atención". La idea del libro -contó el obispo- le surgió al autor en vacaciones, "cuando uno tiene tiempo, pero también le brotó a alguien que tiene la experiencia detrás, la experiencia pastoral y sacerdotal del confesionario, una experiencia de escucha muy especial".

"Se están cumpliendo 50 años del Concilio (Vaticano II) y Pedro es un hombre del Concilio. Y los que hemos compartido esta invitación al diálogo, a poder acompañar con una comunicación cercana al hombre de nuestro tiempo, eso parece joven. Y desearía que pudiéramos hacer una relectura del Concilio para descubrir que hay cosas que nos parecerán nuevas."

Pablo VI, un gran comentador del Concilio, en su primera encíclica dedicada al diálogo (entre Dios con la humanidad a través de Cristo y del diálogo de la Iglesia con la humanidad) señala que "no podemos pasar por alto nuestro propósito de perseverar en la misma línea en el mismo esfuerzo de acercarnos al mundo en que la Providencia nos ha destinado vivir. Con todo respeto, con toda solicitud, con todo amor. Acercarnos al mundo para comprenderlo, para ofrecerle los dones de Verdad y de Gracia de los que Cristo nos ha hecho depositarios. Para comunicarle al mundo nuestra maravillosa suerte de redención y esperanza, ya que tenemos profundamente gravadas en nuestro espíritu las palabras de Cristo que humilde, pero tenazmente, nosotros quisiéramos apropiarnos siempre: Dios no envió a su Hijo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por Él."

Desfilan en la comunicación muy ingeniosamente planteada por el padre Pedro distintas situaciones. Hay historias en las que la comunicación está iniciada por Dios, es Dios mismo del otro lado de la línea. En otras ocasiones el juego del autor hace que aparezca un número que uno puede marcar y encontrarse con Dios que atiende.

"Hombres, mujeres, niños. Que no hablan con Dios de cosas, hay momentos en que el interlocutor dice, por ejemplo, 'hubiera seguido hablando eternamente con Él, porque me daba mucha paz. Yo no se si entendía todo lo que me decía, pero escucharlo me serenaba'. Los discípulos de Emaús dirían 'algo ardía en nuestro corazón cuando nos explicaba las escrituras'".

"Hay tres diálogos que terminan abruptamente, la conversación se interrumpe: un empresario que no respeta el medio ambiente, un joven que no trabaja ni estudia, que vive de sus padres, y el de un joven que está llamado a la vocación. Los otros diálogos -dice monseñor Ojea- son, en general, muy consoladores, donde hay divorcio, violencia familiar, homosexualidad, alcoholismo, la decisión de alguien que envia a su mamá a un geriátrico, una muerte inminente."

"El relato que más me gustó, tal vez el mas extenso, es el de una chica que ha hecho un aborto. Está tratado con una altura, con una delicadez, con un respeto, con una profundidad y una fidelidad a la vida, e incluso con un final que es muy poco común en la vida pastoral. Sólo un sacerdote que ha tenido años en el ministerio de la confesión, puede animarse a tratar cómo puede enfrentar en el Cielo a ese ser frustrado para la vida en la tierra pero que tiene un nombre. Aparece la Virgen en el momento justo. Yo también he tenido que atender situaciones como estas durante muchos años y es importante la reconciliación y el abordaje del síndrome post aborto".

"Es un intento pastoral importante y recomiendo no sólo su lectura, sino que recomiendo que lo recomienden", concluyó el obispo.

El encuentro finalizó con las felicitaciones de rigor y un lunch servido en mismo salón.

 
whatsapp telegram

 

Firma

Facebook Flickr Twitter Instagram You Tube Facebook

 

 

 
 
Ver farmacias de turno en San Isidro
ACTUALL HAZTE OIR RELIGION EN LIBERTAD
Ver farmacias de turno en San Isidro
¿Qué es la ideología de género?
GRAVIDA DAMAS ROSADAS MARCHA POR LA VIDA FUNDACION CONIN
CUIDAR TU VIDA EN TUS MANOS FUNDACION LORY BARRA FUNDACION LEER
ASOCIACIÓN TRADICIONAL ARGENTINA EL LAZO MADRES DEL DOLOR FUNDACION ESCOLARES FUNDACIÓN PRIMEROS PASOS DELFINA VASALLO
FUNDACIÓN MARÍA CECILIA FUNDACIÓN COR FUNDACION NOSOTROS
LA CHATA SOLIDARIA CÍRCULO DE POETAS DE LA CIUDAD DE BOULOGNE SUR MER ASOCIACIÓN UMBRALES LA MERCED VIDA
INSTITUCION FÁTIMA

BUSCADOR
Google

 

Portal UNO Argentina
Todos los derechos reservados | 2004-2021