San Isidro, Buenos Aires | |

 

 

 

 

 

 

     
Telegram Compartir en WHATSAPP Flickr Twitter Instagram You Tube Facebook    
  .: FAMILIA

 
Argumentos y opiniones en el Senado frente al proyecto de unión homosexual
   
Se están realizando en este mes de Junio en la Comisión de Legislación General del Senado -que tiene en estudio el Proyecto de ley en revisión que intenta legalizar el seudo-matrimonio homosexual- reuniones con oradores de diversas extracciones que exponen sus puntos de vista sobre el tema del proyecto que alteraría lo establecido desde hace miles de años en el mundo: que el matrimonio es la unión estable entre un hombre y una mujer, lo que garantiza los valiosos elementos constitutivos de una sociedad y su lógica dinámica.

A pesar de la extensión que esto implica, a continuación reproducimos los conceptos vertidos por algunos de los expositores, en primer término los que explican por qué el homomonio es contraproducente y mucho más la adopción de niños por parte de esas uniones, y luego los argumentos de quienes dicen apoyar la homosexualidad.


En contra

Mabel Guzzo de Borghetti, psicóloga clínica: comenzó relatando su larga trayectoria en la recuperación terapéutica de homosexuales, lo que implica afecto y dedicación especial hacia esas personas. Denunció el tratamiento ideológico del tema en desmedro del enfoque científico y mencionó la presión internacional. Hizo un recorrido por las connotaciones que tuvo la homosexualidad a lo largo del tiempo: enfermedad psiquiátrica, perversión, desviación, parafilia. Enfatizó que no existen causas biológicas, que "la homosexualidad es un comportamiento adquirido" y que "una parafilia no puede ser impulsada como un derecho". Recordó que quitaron a la homosexualidad del manual de desórdenes mentales por presión del activismo gay y leyó un boletín de ILGA (Asociación Internacional de Gays, Lesbianas, Bisexuales, Trans e Intersexuales) que lo prueba. Habló de distintos grupos de homosexuales y le recordó a los senadores que legislarían para una minoría dentro de la minoría: el activismo homosexual. Citó otros grupos de presión que reclaman seudo-derechos: NAMBLA (persigue la legalización de la pedofilia), "Poliamor" (la legalización de uniones múltiples) e interrogó ¿toda preferencia sexual es un derecho? Habló del latiguillo de la homofobia y clarificó la diferencia entre la persona (a la que nunca discrimina) y su conducta.

Gerardo Perazo, urólogo, master en ética biomédica: hizo consideraciones anátomo-fisiológicas señalando las diferencias entre el hombre y la mujer. Mencionó estudios que muestran distintos intereses sociales en niños y niñas recién nacidos. Destacó que, como urólogo, cada vez asiste a más homosexuales con patologías. Citó estadísticas que revelan que los homosexuales tienen durante su vida alrededor de cincuenta parejas contra cuatro que es el promedio en heterosexuales. Que hay mucha más violencia doméstica en parejas constituidas por dos personas de mismo sexo y que sus uniones tienen un riesgo mucho mayor de ruptura. Puntualizó datos de relevamientos hechos en Suecia y Noruega (países que tienen legalizado el "matrimonio" homosexual) señalando, entre otras cosas, que los homosexuales formalizan sus uniones a edades más avanzadas, que hay más uniones con extranjeros y que tienen una tasa de divorcio 33 % más elevada que los heterosexuales.

Rolando Hanglin, el periodista y conductor comentó que su programa radial era diario y que estaba armado en base a llamados y mails de la gente lo que le permite conocer el pensamiento de la población, "pocas veces favorable al matrimonio gay". Propuso un plebiscito, por la magnitud del cambio social en juego. Desligó a Buenos Aires "con un circuito comercial ‘gay friendly’", del interior "que nos observa con estupor". Pidió que se separe homosexualidad de matrimonio y ambos de adopción. "Los homosexuales deben ser respetados y protegidos", el matrimonio exige "varón y mujer" ("independientemente de la religión que se profese y aunque no se profese ninguna") y en la adopción hay que pensar en los chicos que "tienen el derecho humano a una familia". "Yo tengo 64 años, -manifestó- y no pretendo estar primero en una lista de adopción, me parece lógico que se entregue el niño a una pareja más joven que lo pueda acompañar más tiempo y no me siento discriminado".

Nicolás Laferriere, director de Investigación Jurídica Aplicada de la UCA: tomó un solo aspecto del proyecto en debate, lo que le permitió desarrollarlo mejor y evitar reiteraciones. Laferriere se centró en las consecuencias que esta reforma del Código Civil acarrearía en el sistema filiatorio y, consecuente, en la identidad. Partiendo de que las uniones de personas del mismo sexo, son infecundas y por ende no pueden tener "hijos matrimoniales", mostró fundadamente las incoherencias jurídicas que devienen de la sanción de Diputados. Tras ello enfatizó que no se trata sólo de un problema de técnica legislativa, que "hay en juego cosas mucho más profundas", "que es una ley injusta que importa la alteración de valores".

Juan Cianciardo, Decano de la Facultad de Derecho de la Universidad Austral: planteó interrogantes de cara al "juicio de analogía" con el que el legislador distinguió quiénes pueden casarse: ¿es justo o es errado? ¿con qué parámetros juzgamos? ¿qué lo vuelve inconstitucional? ¿toda distinción es inconstitucional? Y concluyó: "la condición de la disparidad de sexos es razonable", no se opone a la igualdad y no es la única condición, con el mismo criterio hay "heterosexuales que se podrían sentir discriminados". "Valorar unas uniones más que otras no entraña valorar a unas personas más que a otras". El amor "es un compromiso de donación plena entre varón y mujer", remató, y exhortó a los senadores "a rechazar el proyecto y presentar otros que protejan la familia".

Hérnan Mathieu, Decano de la Facultad de Derecho de la UCALP: aseguró que los autores del proyecto no previeron "el desbarajuste" jurídico que esta reforma del Código provoca en otros temas. Exhortó a los legisladores a no trasgredir el límite que les impone la naturaleza. Separó la figura del homosexual, "al que nadie humilla y si lo hace delinque", del reconocimiento jurídico de sus uniones. Marcó que cuando hay diferencias no hay discriminación y que muchas veces se fijan condiciones, por ejemplo, "para ocupar un cargo público hace falta idoneidad".

Jorge Perrino, titular de Derecho de Familia de la UCALP: explicó que los tratados, en general, hablan de personas y que sólo al referirse al matrimonio mencionan expresamente: "varón y mujer", lo mismo, añadió, se incluyó en la ley de divorcio vincular por iniciativa de Fernando De la Rúa. Los esposos, sostuvo, "no son parientes, forman una unidad". "El bien de los esposos exige la fecundidad, se donan mutuamente y son uno, y ese amor se plenifica en los hijos".

Gabriel Limodio, Decano de la Facultad de Derecho de la UCA: hizo una breve referencia al contenido de la ley. Replicó a los que reclaman "una ley laica" que se "legisla con la Constitución Nacional, no con la Biblia". Afirmó que "nadie incorpora datos religiosos" y que se confunde laicismo con laicidad; se apoyó en párrafos de la versión taquigráfica de la sesión de Diputados en la que el proyecto obtuvo media sanción. Se refirió finalmente al "orden público que el espíritu de la ley en estudio pretende alterar".

Christian Hooft, abogado de la Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas de la República Argentina (ACIERA): enfatizó que el proyecto en estudio "desnaturaliza el matrimonio civil" pero que las parejas del mismo sexo deberían tener otra tutela legal. Recordó que el matrimonio es una institución milenaria y citó definiciones de juristas paganos. Sostuvo que con la legalización del seudo matrimonio homosexual se incurriría en "violencia cultural". Rebatió los argumentos del proyecto: igualdad ("no todo trato diferenciado implica desigualdad") y no discriminación (la "discriminación supone desventaja"). Habló finalmente de adopción, exhortó a "proteger a los más débiles" y a no negarles el "ámbito óptimo para su desarrollo". Pidió que no se prive a los niños de "la relación filiatoria con sus progenitores biológicos", mencionando, además, los desajustes jurídicos que esto último produciría.    

Gastón Bruno Vicepresidente de ACIERA: mencionó los cambios vertiginosos y los avances científicos que se han dado últimamente, señalando, simultáneamente, que no han sido  acompañados por la reflexión que merecían. Dijo que debíamos preguntarnos si detrás de cada homosexual no hay una historia de abuso, de violencia, de abandono, una experiencia traumática, un gran dolor… y  pidió que, tras indagar las causas, se busquen soluciones reales. Habló finalmente de los niños e inquirió ¿cómo les explicaremos el día de mañana que nosotros les negamos el derecho a tener un papá y una mamá?

Viviana Duarte, psiquiatra UBA, docente: Explicó que "el niño no se desarrolla solo sino en un contexto" y habló de la familia como el nido. Refirió el vínculo temprano entre madre e hijo y recordó que "un recién nacido sin un vínculo muere". Describió el "apego" y las distintas maneras de establecer el vínculo, coligiendo que "si no existe un vínculo profundo se generan patologías". Mencionó a la adopción como "la recuperación del primer vínculo que no fue", destacando que lo ideal es la "familia heterosexual y estable". Detalló los "pilares de la resiliencia" y la necesidad de reestructurar los vínculos para que esos pilares se desarrollen. Puntualizó diferencias (biológicas, psicológicas y sociales) entre el hombre y la mujer enfatizando la necesidad que tiene el niño de ambos. Afirmó que el olor de una mujer es distinto, que es distinta su caricia, la reacción ante el miedo o la angustia, el sonido de su voz -explicó que en los primeros meses el niño percibe mejor los sonidos agudos-. Finalmente enumeró los beneficios de recibir simultáneamente respuestas de ambos sexos, esos niños tienen: más creatividad, mayor iniciativa, mejor comunicación, menores dificultades en el aprendizaje, etc.

Marilina Hotton, abogada y Jefa de asesores de la diputada Cinthya Hotton, señaló que el proyecto adolece de vicios estructurales y provoca discriminaciones injustas. Entre ellas citó que: 1) con el proyecto la mujer desapareció del Código Civil, no dice más madre o esposa, todos pasamos a ser "asexuados y neutros", ahora somos "cónyuges o contrayentes"; 2) la mujer heterosexual no le puede poner su apellido a su hijo cosa que podrá hacer una lesbiana; 3) cuando un matrimonio se separa el hijo menor de cinco años queda con la madre mientras que en el caso de la separación de dos gays quedaría con un hombre; 4) para adoptar hay que demostrar la incapacidad para procrear, en el caso de los heterosexuales eso lleva mucho tiempo mientras que en las parejas homosexuales es evidente, lo que les agilizaría la adopción; 5) un bisexual no tiene derecho a casarse con dos personas. Destacó finalmente el perjuicio que la ley traería a los niños y a la ciudadanía en general y felicitó a los 109 diputados que votaron en contra.

Adriana Beatriz Boatto, psicóloga: habló del proceso de socialización. Explicó que "el hombre es un ser social" y que nuestras respuestas al medio "no son casuales", "se mezcla la carga genética" con "las experiencias infantiles". Enfatizó que "esas primeras experiencias, son las que nos constituyen en las personas que somos". Recalcó que "es importantísima la función de los padres, ejerciendo su rol, necesariamente complementario" y que "este mismo proceso de socialización debe vivirlo alguien que es adoptado". Aseguró que "está fehacientemente probado que para el desarrollo adecuado de la personalidad es necesaria la presencia de un varón y de una mujer. Crecer con dos madres o dos padres, dijo, puede traer no sólo conflictos personales, sino también con los pares en sus ámbitos de socialización". "Los niños son los más vulnerables", recordó y añadió "todos luchamos para que estén exentos de la mayor cantidad de dificultades y tropiezos". Exhortó a los senadores, finalmente, a hacer "leyes que sólo velen por su bienestar" sin procurarles riesgos innecesarios.

Gabriel Flores Ciani, psiquiatra: "todos tenemos genes masculinos o femeninos". Explicó que no hay cromosomas homosexuales, ni hormonas homosexuales, ni morfologías cerebrales homosexuales, "la identidad sexual no corresponde al campo de la salud, para la salud hay femenino y masculino". En el 98% de los casos, afirmó, la persona se orienta sexualmente hacia alguien del sexo opuesto. Enfatizó que los médicos no discriminan a los homosexuales, los atienden y son testigos de los conflictos que padecen; destacando que esos conflictos no son originados por la presión social sino porque naturalmente quieren vivir la realidad de su sexo. "El que tiene cerebro de varón quiere vivir como varón", ejemplificó. "Científicamente la sexualidad es la unión de dos personas de distinto sexo". Dijo que las llamadas "parejas homosexuales" no son "parejas", porque "para ser pareja tiene que haber complementariedad". Habló de estudios que señalan los riesgos que corren los niños criados por homosexuales, entre ellos, el ser más proclives a desarrollar una conducta homosexual. Encuadró finalmente a la homosexualidad entre las "parafilias" y mencionó otras (zoofilia, necrofilia) resaltando que esos grupos también podrían pretender el amparo legal.

Martha Gómez Alsina, titular del Juzgado Nac. en lo Civil con competencia exclusiva en materia de familia: "cuando los tratados internacionales hablan de otros derechos mencionan personas, en el caso del matrimonio dicen hombre y mujer". Describió algunas consecuencias del proyecto: dijo que no se puede desconocer un tratado internacional que exige la protección de la familia, que la filiación se funda en el nexo biológico y que esto traería problemas en el caso de la fecundación asistida, y que para la adopción tiene que primar el interés del niño. Aseguró que es un proyecto que reemplaza términos y que tiene "poca profundidad jurídica".

Elcira Nazar Espeche de Urraza, profesora de filosofía y directora del Instituto para el matrimonio y la familia de la UCALP: denunció una manipulación ideológica que oscureció términos como matrimonio y familia. Aclaró que es "lo natural", que no es sinónimo "de lo común". Afirmó que "somos un compuesto de cuerpo y alma", es lo que conforma "la esencia de cada ser", lo que "nos hace personas" y describió como naturales las acciones que concurren con la esencia de la persona. Inquirió ¿actúo de acuerdo a mi esencia sexuada o por lo que deseo desordenadamente? Marcó las diferencias existenciales entre mujer y varón (por ejemplo, el varón no puede ser madre), concluyendo: "somos esencialmente iguales con un modo de existir distinto". Las parejas homosexuales no pueden dar vida, remarcó. "La sexualidad nos permite conservar la especie como la alimentación nos permite conservar la vida". Si los homosexuales adoptan a los chicos de la calle, destacó, estos niños van a ser doblemente discriminados, al abandono se le suma la negación del "derecho a un papá y una mamá". Explicó que los derechos no surgen por su reconocimiento. Pidió sincerar las causas de la ley en debate, "hay una minoría gay activista que discrimina a la familia". "Sin matrimonio heterosexual no hay familia, sin familia no hay generación y sin generación no hay nación que perdure en el tiempo", remató.

Zelmira Bottini de Rey, pediatra y directora del Instituto para el matrimonio y la familia de la UCA: Negó que el rechazo al proyecto fuera un acto discriminatorio. Distinguió entre el "vínculo libre, permanente y exclusivo que se establece entre el varón y la mujer en orden a la ayuda mutua, la procreación y la educación de los hijos" y "el vínculo entre dos personas del mismo sexo". Habló de la diferencia sexual entre varones y mujeres (genéticas, morfológicas, hormonales) y del significado "personal, específico y propio" del ser varón o mujer. "La diferencia llama a la reciprocidad", afirmó. Destacó la posibilidad de procrear que tienen dos personas de distinto sexo. Describió la función que varón y mujer cumplen en la educación de los hijos y remarcó la necesidad de que el vínculo matrimonial sea estable. Mencionó los beneficios que producen vínculos con esas características en los hijos. Mejor: integración social, salud mental, autoestima, desarrollo de la identificación sexual y rendimiento académico; menor: abuso de sustancias y conductas sexuales arriesgadas. Al referirse a la adopción por parte de homosexuales mencionó las fallas de los estudios con los que se cuenta para concluir que "no está probado que no conlleve riesgos para el niño" y por lo tanto "no es ético llevar adelante este experimento".

Leónidas del Carmen Fuentes, psicóloga USAL: "la tolerancia y la búsqueda del consenso son fundamentales en la construcción de la paz". Pidió que no se llame homofóbo al que dice que no es lo mismo un papá y una mamá que dos papás o dos mamás. Aseguró que es difícil que el niño encuentre fuera de la familia los estímulos que necesita para realizarse como un adulto sano. "Dicen que la familia tradicional ya fue ¿por eso vamos a someter a los niños a ser criados por una minoría todavía discriminada?", sostuvo. Afirmó que la comunidad científica está dividida respecto a los problemas que podría acarrear la crianza de niños por parte de homosexuales y que los estudios que están a favor y en contra (ninguno hecho en nuestro país) adolecen de falencias, pero repitió una frase de Alfonso Delgado, presidente de la Asociación de pediatría española: "la adopción (por parte de homosexuales) no es lo más indicado". Describió finalmente el proceso de "identificación sexual" destacando la importancia de la presencia del padre y la madre en un sano desarrollo.

Mauricio Mizrahi, Juez de la Cámara Civil - Sala B: "nuestro sistema constitucional descansa en la tolerancia", "las uniones homosexuales no deben quedar excluidas de los beneficios sociales mientras no perjudiquen a un tercero" y esto es lo que ocurre, según Mizrahi, en el caso de adopción. "Las uniones homosexuales y heterosexuales son distintas" y no deben ser tuteladas con la misma figura jurídica. Reclamó una figura alternativa que no contemple la adopción para los homosexuales. "Los niños tienen derecho a un proceso unitario de procreación, gestación y parto; a tener una sola madre y un solo padre" y a no ser privados de ninguno de los dos. "En la fecundación artificial de homosexuales –a sabiendas- se está produciendo un huérfano, distinto es el caso de la adopción donde el niño ya existe y se busca solución".

Eduardo Sambrizzi, Vicepresidente de la Corporación de Abogados Católicos: explicó que prohibir el matrimonio a homosexuales no constituye discriminación, a nadie se le impide casarse por su "orientación sexual", las limitaciones (no se pueden casar dos hermanos, más de dos personas…) son las mismas para heterosexuales y homosexuales, no hay "discriminaciones ni injustas, ni arbitrarias". Tampoco violaría el "principio de igualdad ante la ley" (no son iguales las circunstancias). Cuando se refirió al argumento del lobby gay de que hay cientos de parejas homosexuales en las que uno de ellos ya adoptó a un niño y esperan la ley para que el otro también pueda adoptarlo sostuvo que "no se requiere ser muy perspicaz para concluir en la posibilidad cierta de que se haya omitido informar al juez, al requerir la adopción por una sola persona, sobre la situación de convivencia que tenía con alguien de su mismo sexo".

Alberto Solanet, Presidente de la Asociación de Abogados por la Justicia y la Concordia: fue al meollo del tema, habló de la naturaleza del matrimonio y enfatizó que "las relaciones entre homosexuales son intrínsecamente desordenadas" y, como tal, "no pueden generar derechos ni tener protección legal". Desenmascaró el "uso abusivo de la palabra discriminación" y afirmó que el proyecto "no evita la discriminación", "oculta la realidad de las cosas para fingir que es igual lo que es diferente". Destacó que la modificación de la ley antidiscriminatoria para incluir "género y orientación sexual" y la modificación del Código Penal conexa, que estudia la cámara baja es "una provocación ideológica, impulsada por la militancia homosexual". Denunció un plan para "destruir a la familia" plasmado en el "Plan Nacional contra la Discriminación" aprobado por decreto del ex presidente Kirchner. Exhortó finalmente a los senadores a no tener temor y a no dejarse extorsionar, "las presiones políticas o económicas no pueden alterar el mandato de sus conciencias", remató.

Claudio Grosso, abogado (UCA), autor de diversas publicaciones sobre el régimen del matrimonio: describió las características y fines del matrimonio "una noción pre-jurídica". Diferenció homogamia y matrimonio. Probó que "el proyecto se basa en argumentos aparentes o falsos", cuestiones subjetivas que "no pueden ser el punto de apoyo para ley jurídica". "El derecho no trata cuestiones tales como el afecto o el amor en el matrimonio civil, y mucho menos trata sobre la orientación sexual de los ciudadanos", afirmó. Mostró que el proyecto discrimina injustamente otras formas de convivencia (concubinato, congregaciones religiosas, comunidades terapéuticas…) y a la mujer y al niño. Evidenció las diferencias entre una pareja homosexual y una heterosexual que por edad o por enfermedad no puede procrear; y entre una "familia monoparental" y una "bipersonal del mismo sexo". Destacó finalmente que si el proyecto se sanciona sería una ley "claramente inconstitucional", "viciada e inválida" que provocaría un "desorden institucional".

Miguel Haslop, presidente de la Asociación de Jóvenes Abogados Católicos: Mencionó tratados internacionales y jurisprudencia. Aseguró que el inconstitucional proyecto además del régimen del matrimonio, afectaría gravemente los regímenes de filiación, parentesco, nombre, adopción, sucesión y seguridad social. Dio respuesta a los reclamos del lobby gay y reveló sus verdaderas intenciones citando las palabras de uno de sus activistas, el escritor Michael Signorile: "Luchar por el matrimonio del mismo sexo y sus beneficios y entonces, una vez garantizado, redefinir la institución del matrimonio completamente, pedir el derecho de casarse no como una forma de adherirse a los códigos morales de la sociedad sino de desbancar un mito y alterar radicalmente una institución arcaica. La acción más subversiva que pueden emprender los gays y lesbianas es transformar por completo la noción de familia" (Crisis Magazine, 8/01/2004).

Francisco Roggero, Colegio de Abogados de la CABA: se refirió a adopción un tema que involucra a un "menor indefenso". "La adopción imita a la naturaleza", aseguró, y "pone de relieve sus alcances (lo que la naturaleza permite) y sus límites (lo que la naturaleza impide). Cuando el vínculo es "biológico el derecho lo reconoce", en el "adoptivo el derecho lo crea", esa creación debe "imitar la naturaleza" de forma tal de "proteger el interés del menor", que es la clave del sistema de adopción, "la adopción no satisface deseos" de los adultos. No hay "fraternofobia" cuando no se le da la adopción conjunta a dos hermanos. Citó finalmente estudios científicos que muestran que las parejas homosexuales son más inestables, más promiscuas y remató preguntando ¿podemos entregar menores en adopción a parejas homosexuales sin ninguna duda razonable acerca de si es bueno para los chicos o puede hacerles daño?

Marcos Córdoba, abogado: el especialista en derecho de la UBA aseguró que "en la actualidad se reconocen distintos tipos de familia" y que "la motivación para formar una familia no es un elemento del derecho". Explicó que lo que motiva la tutela es la necesidad de asistencia y sostuvo que "toda forma de familia merece protección". Enumeró distintos tipos de convivencia (dos ancianas, un joven que vive con la familia del hermano, abuela y nieta, etc.) y concluyó que si sólo tutelamos a las parejas del mismo sexo el resto, con razón, se va a presentar a la justicia. "Cuando se otorgan beneficios no son para la satisfacción del ciudadano que los recibe", añadió, "sino por que ese ciudadano coopera con el bien de la sociedad".


A favor

Eva Rotemberg, psicóloga, miembro de la sociedad psicoanalítica: sostuvo que "no se puede hablar de homosexualidad, que habría que hablar de "homosexualidades" al igual que de "heterosexualidades". Dijo que la elección sexual "no define ser buenos o malos padres" y que lo que hay que tener en cuenta son "las actitudes de los adultos que favorecen la crianza de los niños". Narró que ha visto a niños criados por homosexuales que superaron la compleja situación con la ayuda de sus padres. Definió a la perversión como el uso del otro como objeto y añadió que hay "familias perversas" tanto homosexuales como heterosexuales, por lo que, para Rotemberg, no debería hacerse un juicio a priori.

Graciela Balestra, psicóloga, fundadora junto a su pareja, Silvina Tealdi, de "Puerta abierta a la diversidad": señalándose como miembro de la Iglesia -porque alguna vez dio clases en la UCA- infirió que "no todas las personas de la Iglesia piensan igual sobre la ley". Resaltó que entre los homosexuales hay personas idóneas para criar niños igual que entre los heterosexuales. "Lo que importa es el amor", aseguró. Lanzó una serie de interrogantes: ¿por qué no puede haber mamás lesbianas? ¿es más bueno el heterosexual? ¿van a ser homosexuales los niños criados por homosexuales? Terminó apelando a la sensibilidad con la historia de unos niños maltratados por sus padres biológicos y adoptados por un gay.

Gabriel Rolón, psicólogo, psicoanalista (UBA), conocido públicamente por su participación en programas radiales y televisivos: el "matrimonio" homosexual pone en juego dos temas: sexualidad y amor. Dijo que "el preámbulo de la Constitución Nacional puede ser una atadura porque comienza con una invocación a Dios" y criticó declaraciones radiales del Obispo de San Luis, Mons. Jorge Lona. Afirmó después que "la sexualidad humana es natural" y comparó -en animales y seres humanos- los tres elementos de la sexualidad: "objeto sexual, zona erógena y finalidad". "La finalidad de la sexualidad en los animales es la procreación y en los hombres el placer", para abonar su teoría enfatizó "por eso están los anticonceptivos". "La zona erógena de los animales son los genitales" y en el ser humano es más amplia y "el objeto en el animal es de la misma especie y distinto género" y en el ser humano también lo es "mayoritariamente", aseguró, añadiendo "pero hay que legislar para todos, también para las minorías". Al referirse a la adopción manifestó que "si en el colegio tratan mal a un chico criado por homosexuales la culpa es de los padres de los compañeros". Concluyó definiendo al amor como "una emoción".

Alfredo Grande, psiquiatra: describió a la enfermedad como la forma concreta y vincular que cada persona pone en la relación. Aseguró que las cosas cambian y que "el matrimonio entre personas del mismo sexo también ha cambiado". Manifestó que "el bien común es inclusivo" y que "estamos hablando de distintas de formas concretas de libertad". "El que no dispone de libertad envidia la libertad del que la derrocha". Buscamos pasar "del miedo a la libertad a una libertad vivida con alegría". Tras calificar momentos de la historia reciente, enfatizó que los legisladores están por iniciar "la ternura del estado" donde no hay "excluidos del banquete del amor". Remató diciendo que "la batalla cultural más hermosa puede terminar sin vencedores ni vencidos".

Sara Slapak, decana de la Facultad de Psicología UBA: Comenzó comentado que su Facultad ha emitido una resolución que "acompaña el cambio social que implica el proyecto de ley". Según Slapak ser homosexual o heterosexual es "sólo una categoría esperable dentro de la normalidad". Remarcó que "la homosexualidad no es objeto de corrección". "Las patologías, como la pedofilia, escapan a la orientación sexual". Describió al niño y al adulto como "estados mentales" y afirmó que la "parentalidad es propia del adulto normal más allá de su orientación sexual". Para la psicóloga ser madre o padre "es sólo un papel independiente del vínculo biológico, el sexo y la edad" y ese rol "puede ser desempeñado simultánea o alternativamente al margen de la orientación sexual". Abordó finalmente el tema de adopción (su complejidad, los temas conexos, la protección de derechos) remarcando que "no hay diferencias entre el niño criado por personas del mismo o distinto sexo". Instó finalmente a separar "los prejuicios de las creencias religiosas y filosóficas" porque "nos convoca la defensa irrestricta de la igualdad".

Elena Liberatori, titular del Juzgado Nº 4 (Contencioso, Administrativo y Tributario de la CABA): defendió sus sentencias, las que permitieron el "casamiento" de dos parejas de gays y una de lesbianas y se dedicó a criticar a la justicia civil que mediante cautelar había anulado sus fallos "anular la sentencia de un juez de otro fuero es un escándalo", "nosotros tenemos que afianzar el poder judicial". Advirtió que no había declarado la inconstitucionalidad del Código Civil sino que había actuado en el marco de la teoría del "caso no previsto". Recordó otra sentencia suya en la que obligó a una obra social a cubrir la inseminación artificial de dos lesbianas y enfatizó que hoy "dos mujeres pueden tener un hijo". Cuando la presidente de la Comisión, Liliana Negre, le pidió que hable del proyecto sólo acotó que tiene convicciones propias y que encontró razones que plasmó en sus sentencias. La senadora Escudero le preguntó si antes de dictar sentencia se había informado sobre las consecuencias que acarrea la crianza por parte de homosexuales y respondió que no, pero que tiene "amigos homosexuales que comparten hijos".

Guillermo Scheibler, titular del Juzgado Nº 13 (Contencioso, Administrativo y Tributario de la CABA): dijo que dictó un fallo a favor del "matrimonio" homosexual y su postura al respecto es pública, por lo que iba a hablar del proyecto de la senadora Bortolozzi que promueve la "unión civil". Manifestó que esta figura jurídica afecta la igualdad y es discriminatoria. Recalcó que "el estado es laico" y que "una ley de matrimonio civil no puede coincidir con principios religiosos". Enfatizó que la unión civil es peor que "iguales pero separados". Disintió con Gómez Alsina, sostuvo que los tratados internacionales mencionan el derecho del hombre y la mujer a contraer matrimonio pero, añadió, "no dicen entre sí". "No se pueden imponer convicciones religiosas -que no gozan de amplio consenso social- a los no creyentes, sobre todo si vulneran derechos de otros". "Las convicciones morales o religiosas son para el ámbito privado".

Graciela Medina, Juez de la Cámara Federal Civil y Comercial: comenzó aclarando que la afirmación de Liberatori sobre la falta de antecedentes de jueces que dejan sin efecto la sentencia de un magistrado de otro fuero es "absolutamente falsa" y dio ejemplos concretos. Añadió que pedir "el juicio político cuando un tribunal de otra jurisdicción deja de lado un fallo nuestro" es improcedente. Dijo que era heterosexual pero que pertenece a la Comunidad Homosexual porque es su asesora y que no todos los que critican el proyecto lo hacen porque discriminan o niegan "los derechos de las parejas homosexuales". Puntualizó después, detalladamente, las falencias jurídicas y las lagunas legales que aparejaría el proyecto aprobado por Diputados. Explicó que los 7 países que legalizaron el "matrimonio" homosexual antes modificaron otras leyes (fecundación artificial, adopción…) y que sin esas modificaciones se genera un "caos". Enfatizó que el proyecto dejaría a los heterosexuales con menos derechos que los homosexuales y añadió "no quiero menos derechos".

Pedro Paradiso Sottile, Coordinador del Área Jurídica de la Comunidad Homosexual Argentina (CHA) y Secretario Regional de la Asociación Internacional de Gays, Lesbianas, Bisexuales, Trans e Intersexuales para América Latina y el Caribe (ILGA-LAC): Su exposición duró 40 minutos. Dijo que "hoy hay prejuicios que nos impiden vivir en igualdad"  que no encuentran otra explicación que la "homo-lesbo-transfobia". Sostuvo que no legalizar el seudo matrimonio homosexual sería "un golpe bajo, insultante y estigmatizante", que tendría nostalgia de las épocas en que "otros decidían por nosotros". Habló de "una triste historia de abusos" y reclamó para este tiempo de "democracia" el efectivo cumplimiento de los "principios". Afirmó que sus voces rompían con el mundo de los "prejuicios y la discriminación" y recordó frases del debate que había escuchado "con estupor" las que mencionaban las palabras: "desorden", "antinaturales". Elogió el Plan Nacional contra la Discriminación y concluyó leyendo cartas dirigidas a los senadores que habían escrito su madre, sus dos hermanas, su "suegro", su "cuñado" y la esposa de su "cuñado".

César Cigliutti, Presidente de la CHA: en momentos en que tiene un gran protagonismo la recientemente fundada FALGBT, Cigliutti se dedicó a hablar de la larga trayectoria de la organización que preside: "hace décadas que iniciamos la batalla para hacernos visibles". Recordó a Jáuregui, el primer presidente de la CHA, destacando que fue también el primero en que, allá por los '90, había hablado de "matrimonio" y evocó a la primera pareja de lesbianas que hicieron pública su relación. Al referirse al proyecto afirmó que el matrimonio es un "trabajo histórico colectivo", enfatizó que ellos no atacan la institución, "la construyen" con los otros y añadió que "las mayorías necesitan de las minorías" para conformar la democracia, "los necesitamos y nos necesitan", remató.  

Marcelo Suntheim, Vicepresidente de la CHA: la pareja de Cigliutti habló desde un plano personal y recurriendo a lo sensible "me enamoré de César hace 13 años". Contó que se fue de Oberá (Misiones) donde nació y tuvo una novia, con la creencia de que no había otros gays. En los '90 se convirtió en activista, siempre quiso adoptar pero ahora estima que ya "perdió el tren". Explicó que se "casó" con Cigliutti en España, pero que el pedido de reconocimiento de ese matrimonio en el país había sido rechazado por la justicia en primera instancia y que actualmente tramita la apelación. Reclamó el acceso a la "institución laica del matrimonio".  

Claudia Russo, periodista de Página 12: habló de su libro "Amar y flirtear". Mencionó a la fe como una "divisoria de aguas"; aseveró que la fe es una gracia que no todos reciben y reconoció que en su caso no la tiene aunque le gustaría poseerla. Exhortó después a los senadores a "legislar para todos" también para "los muchos argentinos que no tienen fe". Sostuvo que la gente que tiene convicciones religiosas rechaza la iniciativa y pretende que "los demás  vivan con las creencias que no tienen". Dijo que no estaba en contra de ningún tipo de relación, tampoco del "touch and go" (relaciones ocasionales).

Liliana Hendel, psicóloga y periodista: se declaró "militante por los derechos humanos, particularmente por los derechos de las mujeres". Dijo con ironía "creo tanto en la institución del matrimonio que soy reincidente", "en la última ceremonia estuvo una nieta mía y los nietos de mi marido". Aseguró que el divorcio "fortaleció la institución", porque hasta el '87 "los nietos de su marido no eran su familia". Confesó no preguntarle "a nadie con quien se acuesta", ni para establecer una amistad, ni para contratar asistencia profesional. Al terminar se abrazó efusivamente con los activistas de la CHA.

Andrés Gil Domínguez, constitucionalista: "Desde la reforma constitucional del '94 el Estado de derecho manda y vincula". Ese estado de derecho, añadió, "reasegura el pluralismo" y "una sociedad pluralista debe respetar los derechos humanos". "Todos los estados de vida valen lo mismo" y "no hay derechos que valgan más que otros". Destacó que "no tiene que haber paraísos e infiernos" y que "cada uno tiene que poder construir su propia biografía". Enfatizó que la Constitución Nacional al referirse al culto sólo involucra beneficios económicos y agregó "no establece vínculos morales".

Roberto Gargarella, abogado especialista en Derechos Humanos: "La Constitución Nacional es un pacto de igualdad" y "para romperlo hay que justificarlo con argumentos sólidos", tras la afirmación arremetió contra los que expusieron en Diputados. Para Gargarella "nadie dio definiciones relevantes". Cualquier argumento basado en las tradiciones es flojo, recalcó. Aseguró que "el matrimonio es un mero concepto" y, como tal, "debe estar a nuestro servicio y puede ser modificado".

Laura Clericó, abogada especialista en Derecho Constitucional: "El artículo 172 del Código Civil viola el derecho a la igualdad y a la autonomía". Sostuvo que "no se puede discriminar por sexo u otra condición social" y, según su interpretación, dentro de la "condición social" entra la "orientación sexual". "Las parejas de distinto sexo pueden optar por casarse o no", tras esa afirmación manifestó que los homosexuales, en cambio, tienen que acudir a la Justicia y de allí concluyó que eso "señala la discriminación". "La libertad de casarse es un derecho fundamental y el que no lo reconoce busca que se violen derechos de terceros". Intentó rebatir dos de los argumentos de los que se oponen al proyecto (la falta de fecundidad de las parejas homosexuales y los riesgos de la adopción) y remató diciendo que la falta de sustento de esas críticas deja nuevamente al descubierto la discriminación.

José Miguel Onaindia, abogado, especialista en legislación cultural: describió los tres derechos constitucionales que reglamenta esta reforma del Código Civil: 1) el derecho a casarse y formar una familia que, enfatizó, "es para todos"; 2) el derecho a la igualdad, que "impide la discriminación por orientación sexual" y 3) el derecho a la dignidad. No se puede discriminar con el nombre de la figura jurídica, dijo, "a veces las palabras humillan y discriminan más que las acciones".

Mariano Rapetti, de la Agrupación "Putos Peronistas": contó que están trabajando desde el 2007 en La Matanza. Tras ponderar el gobierno de los Kirchner, Rapetti dijo: "somos laburantes contemplados por el poder político" y "vamos por más". Citó a Evita: "donde hay una necesidad hay un derecho" y añadió "un derecho que no es para todos es un lujo". Afirmó que "la doctrina justicialista es cristiana y humanista" y que hay "dos cristianismos: el que duerme en las instituciones y el que late en el pueblo". "Es la religión del cuerpo", prosiguió, pero "hay dos cuerpos el Eucarístico y el biofísico del pobre". Se dedicó finalmente a fustigar el "lugar que ocupó la jerarquía católica en los golpes militares".

Mónica Pinto, Decana de la Facultad de Derecho de la UBA: habló de "la igualdad de derechos consagrados por la Constitución Nacional". Dijo que "todos tienen igual derecho a tener derechos". Afirmó que el concepto de sexo ha avanzado hacia el "género". Sostuvo, entre otras cosas, que: "no se puede imponer a otros parámetros morales y modelos de conducta", que "en un mundo en evolución los nuevos modelos familiares encontraron espacio" y que "la democracia nos compromete con todos". Ponderó El Plan Nacional contra la Discriminación "confeccionado a pedido de la (ex) Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Mary Robinson" y leyó parte del Plan referida al tema.

Martín Bohmer, Decano de la Facultad de Derecho Torcuato Di Tella: sostuvo que "cada uno puede elegir su plan de vida con tal que no dañe a terceros". Señaló que a la libertad (de elegir) y a la igualdad (basada en la no discriminación) había que añadir la fraternidad política. En este momento de "fraternidad política", aseguró, "la comunidad homosexual está marginada". Enfatizó que "venimos de una noche de violencia y exclusión" y que "somos hijos de la shoá". Elogió a las Madres de Plaza de Mayo por haber "resignificado los derechos humanos" añadiendo que "sobre esa resignificación fundamos los derechos de los que gozamos". Remató pidiéndole a los legisladores un "gesto político", "no que piensen por nosotros porque somos grandes, que recojan el guante que les arroja la sociedad y dicten una ley que termine con la desigualdad".

 
whatsapp telegram

 

Firma

Facebook Flickr Twitter Instagram You Tube Facebook

 

 

 
 
Toda vida vale
ACTUALL HAZTE OIR RELIGION EN LIBERTAD
¿Qué es la ideología de género?
GRAVIDA DAMAS ROSADAS FUNDACION CONIN
CUIDAR FUNDACION LORY BARRA FUNDACION LEER
ASOCIACIÓN TRADICIONAL ARGENTINA EL LAZO MADRES DEL DOLOR FUNDACIÓN PRIMEROS PASOS DELFINA VASALLO
FUNDACIÓN MARÍA CECILIA FUNDACIÓN COR
FUNDACION NOSOTROS LA CHATA SOLIDARIA CÍRCULO DE POETAS DE LA CIUDAD DE BOULOGNE SUR MER
LA MERCED VIDA FUNDACION ESCOLARES
INSTITUCION FÁTIMA MARCHA POR LA VIDA

BUSCADOR
Google

Facebook Flickr Twitter Instagram You Tube Facebook

Portal UNO Argentina
Todos los derechos reservados | 2004-2023