San Isidro, Buenos Aires | |

 

 

 

 

 

 

     
Telegram Compartir en WHATSAPP Flickr Twitter Instagram You Tube Facebook    
  .: COMENTARIOS

 
Amiga mia
   
Es un sentimiento raro el de la amistad, a veces tan esquivo, a veces tan espontáneo y sorprendente.

En mi caso personal siempre dije que a mi esposa me unió desde nuestra adolescencia una particular amistad y se dió -como tan claramente lo expuso Karol Wojtyla en su libro "Amor y responsabilidad"- un proceso de atracción, simpatía, noviazgo, amor, que sostiene nuestras vidas tras 25 años de matrimonio.

Con esta amiga -ya que el estar casados no invalida la amistad- hemos vivido momentos de mucho diálogo, de risas hasta el llanto, de lágrimas por padres y amigos que se fueron de este mundo, nos ha importado mucho saber cómo estaba el otro, hemos discutido y nos hemos reconciliado, nos hemos adivinado y nos hemos entendido. Y, a pesar de los años transcurridos, nos sigue entusiasmando encontrarnos y contarnos lo que nos pasa y lo que planeamos.

Este soporte de amistad -una expresión del amor en definitiva- es lo que hace de esta unión algo indestructible. Somos parte de esa mayoría que cree firmemente que el amor (y la amistad) requiere trabajo, constancia, palabras, aunque las ocupaciones y preocupaciones, a veces, recorten la atención y la presencia.

Curiosamente, aunque es una larga tradición en nuestro caso, mi amiga Gladys cumple años el día del amigo. Por lo que siempre recibió dos regalos ese día.

La amistad es incondicional, está a pesar de todo y en mi amiga eso es indiscutible: tiene paciencia, escucha, dice (a veces con palabras y otras veces con actitudes) lo que hace falta decir, siembra porque sabe que habrá cosecha, y respeta con sabios silencios cuando hace falta.

Los amigos no siempre aciertan en lo que uno espera de ellos, pero vale la pena reconocer la amistad donde se la encuentre. Como en el comienzo de esta reflexión, en ocasiones uno siente que es amigo de alguien a quien apenas conoce y eso es gratamente placentero.

Otras veces uno llega a considerar amigo a alguien sólo luego de algún encuentro especial (una charla ocasional), a pesar de conocerlo por cuestiones laborales, por ejemplo.

Para los que tenemos la suerte -o bendición- de contar con la amistad en el paisaje cotidiano, la vida tiene un sabor distinto, algo difícil de explicar con palabras, pero fácil de experimentar con actitudes y gestos, tan cotidianos como excepcionales.


-> Alberto Mora

 
whatsapp

 

Firma

Facebook Flickr Twitter Instagram You Tube Facebook

 

 

 
 
Toda vida vale
ACTUALL HAZTE OIR RELIGION EN LIBERTAD
Ver farmacias de turno en San Isidro
¿Qué es la ideología de género?
GRAVIDA DAMAS ROSADAS MARCHA POR LA VIDA FUNDACION CONIN
CUIDAR TU VIDA EN TUS MANOS FUNDACION LORY BARRA FUNDACION LEER
ASOCIACIÓN TRADICIONAL ARGENTINA EL LAZO MADRES DEL DOLOR FUNDACION ESCOLARES FUNDACIÓN PRIMEROS PASOS DELFINA VASALLO
FUNDACIÓN MARÍA CECILIA FUNDACIÓN COR FUNDACION NOSOTROS
LA CHATA SOLIDARIA CÍRCULO DE POETAS DE LA CIUDAD DE BOULOGNE SUR MER ASOCIACIÓN UMBRALES LA MERCED VIDA
INSTITUCION FÁTIMA

BUSCADOR
Google

Facebook Flickr Twitter Instagram You Tube Facebook

Portal UNO Argentina
Todos los derechos reservados | 2004-2024