San Isidro, Buenos Aires | |
       
Telegram Compartir en WHATSAPP Flickr Twitter Instagram You Tube Facebook    
  .: HISTORIAS

 
Hace 197 años se produjo la gesta de los 33 orientales
   
El desembarco de los 33 hombres (no todos orientales) ocurrido el 19 de Abril de 1825 en las costas de La Agraciada en la vecina orilla tuvo su comienzo en la medianoche del 15 de Abril, cuando en un paraje de la costa de San Isidro, llamado Puerto Sánchez (Hoy calle 33 orientales y arrollo Sarandí, en Beccar), se embarcaron en un lanchón, llegado desde Barracas, el coronel Juan Antonio Lavalleja y sus acompañantes.

Sigilosamente abandonaron lentamente estas costas y se dirigieron por el río Capitán, cruzando el Paraná de las Palmas, tomando el Chaná hasta la costa del Miní para llegar al Guazú.

Aquel minúsculo grupo de temerarios "cruzados", armados con unos pocos sables y algunas tercerolas, se había impuesto la misión de liberar su tierra del yugo brasileño que venían soportando desde 1820, luego de la heroica resistencia de don José Gervasio Artigas que culminó -tras la derrota-, con su precipitado alejamiento al Paraguay, no sin antes comprometerse con Lavalleja en concretar cuanto antes fuera posible sus ideas libertadoras.

Y allá fueron con increíble denuedo y una fe que quebrantaba toda prudencia, surcando los intricados riachos de nuestro Delta, en silencio y pala seca, para pasar desapercibidos de las patrullas enemigas, acercándose lentamente a su destino.

El 17 de Abril llegaron a Punta Carbón donde en una isla de las inmediaciones los esperaba otro contingente de libertadores que, a las órdenes de Manuel Oribe, también había partido de San Isidro el 1 de Abril, para concentrarse según sus planes en aquellos parajes.

En aquel lugar esperaron la señal convenida que, mediante fogatas, les harían los hermanos Manuel y Laureano Ruiz desde la boca del arroyo Sauce en la orilla oriental.

Así fue, que el 18 recibieron la esperada señal y los dos lanchones partieron con sus 33 tripulantes, eludiendo milagrosamente la inesperada presencia de una escuadrilla brasileña capitaneada por la nave "Rey Pedro".

Desembarcaron en las playas de la Agraciada en la madrugada del 19 de Abril de 1825 el coronel Juan Antonio Lavalleja (oriental, jefe de la cruzada libertadora), los mayores, Manuel Oribe (oriental), Pablo Zufriategui (oriental), Simón del Pino (nacido en Córdoba y vecino de Canelones), los capitanes Manuel Lavalleja (hermano del jefe de la expedición), Manuel Freire (oriental), Jacinto Trápani (oriental), y Gregorio Sanabria (oriental), los tenientes Manuel Meléndez (oriental), Atanasio Sierra (oriental) y Santiago Gadea, (oriental emparentado con el general José Gervasio Artigas), el alférez Pantaleón Artigas (sobrino carnal del general Artigas), el cadete Andrés Spikerman y su hermano el sargento Juan Spikerman (ambos orientales), el cabo 1º Celedonio Rojas (oriental), el baqueano Andrés Cheveste (oriental), y los soldados, Juan Carmelo Colman (oriental), Santiago Nievas, Miguel Martínez (procedente de las islas del Paraná), Juan Rosas (oriental), Tiburcio Gómez (nacido en San Fernando, provincia de Buenos Aires), Ignacio Núñez (indio de Buenos Aires, que morirá en acción heroica 20 días después del desembarco), Juan Acosta (nacido en Las Conchas y vecino de San Isidro), José Leguizamón, Francisco Romero y Luciano Romero (procedentes de las islas del Paraná), Norberto Ortiz (oriental), Juan Arteaga (quien posteriormente intervendrá en la célebre batalla de Ituzaingó donde encontrará la muerte), Dionisio Oribe (negro esclavo, asistente del mayor Manuel Oribe) y Joaquín Artigas (otro negro esclavo, asistente del alférez Pantaleón Artigas).

Estos 33 valientes escucharon a su jefe Juan Antonio Lavalleja cuando les dijo: "Amigos, estamos en nuestra patria. Dios ayudará nuestros esfuerzos y si hemos de morir, moriremos como buenos orientales en nuestra propia tierra".

Y así iniciaron la larga marcha sobre Montevideo, sublevando la campaña oriental que a su paso se unía a la expedición que partió de San Isidro.

A la entrada triunfal a Soriano, Lavalleja sentenció: "Viva la Patria Argentinos-orientales. Llegó el momento de redimir nuestra amada patria de la ignominiosa esclavitud con que ha gemido por tantos años, y elevarla con nuestro esfuerzo al puesto eminente que le reserve el destino entre los pueblos libres del Nuevo Mundo. El grito heroico de libertad retumba ya por nuestros dilatados campos".

[Fuente: Bernardo Lozier Almazán]

 
whatsapp telegram

 

Firma

Facebook Flickr Twitter Instagram You Tube Facebook

 

 

 
 
Ver farmacias de turno en San Isidro
ACTUALL HAZTE OIR RELIGION EN LIBERTAD
Ver farmacias de turno en San Isidro
¿Qué es la ideología de género?
GRAVIDA DAMAS ROSADAS MARCHA POR LA VIDA FUNDACION CONIN
CUIDAR TU VIDA EN TUS MANOS FUNDACION LORY BARRA FUNDACION LEER
ASOCIACIÓN TRADICIONAL ARGENTINA EL LAZO MADRES DEL DOLOR FUNDACION ESCOLARES FUNDACIÓN PRIMEROS PASOS DELFINA VASALLO
FUNDACIÓN MARÍA CECILIA FUNDACIÓN COR FUNDACION NOSOTROS
LA CHATA SOLIDARIA CÍRCULO DE POETAS DE LA CIUDAD DE BOULOGNE SUR MER ASOCIACIÓN UMBRALES LA MERCED VIDA
INSTITUCION FÁTIMA

BUSCADOR
Google

Facebook Flickr Twitter Instagram You Tube Facebook

Portal UNO Argentina
Todos los derechos reservados | 2004-2022