San Isidro, Buenos Aires | |
       
Telegram Compartir en WHATSAPP Flickr Twitter Instagram You Tube Facebook    
  .: VALORES

 
Morales y Lanata: En la misma vereda
   
Por estos días dos periodistas de larga trayectoria protagonizan un enfrentamiento mediático con grandes similitudes a las peleitas de egos de los raros personajes que ha fabricado la televisión local en los últimos años.

Victor Hugo Morales (66), reconocido relator de fútbol desde hace tres décadas y devenido en férreo defensor del gobierno nacional, y Jorge Lanata (53), otrora critico del multimedio Clarín y hoy empleado de alta visibilidad de esa empresa, se acusan sin miramientos por sus adhesiones y sus ingresos.

Lanata acusa a Morales de estar sostenido por dineros públicos y que por ello debería publicar lo que gana y en especial informar si es cierto que firmó por 1.200.000 dólares por conducir un programa televisivo durante el mundial en Brasil.

Por su parte, Morales sostiene que el dato es falso y que Lanata podría ver el contrato en cuestión y sus correspondientes facturas si se aviene a aparecer por Radio Continental y comprobar que está equivocado. Y a eso le suma la acusación de ser vocero del mismo demonio (para el uruguayo): el Sr. Héctor Magnetto, CEO del Grupo Clarín.

Van dardos y vuelven flechas, en una riña mediatizada que pone a los televidentes, oyentes y lectores (porque todo termina apareciendo en todos los formatos) en un bando u otro de acuerdo a la simpatía o credibilidad que le provoque cada uno.

Si el público es “antiK”, Morales será una “decepción”, un “aprovechador”, un periodista “comprado” por el gobierno que lo tiene como un vehemente guardián.

Si la audiencia es “antiClarín”, será Lanata el que cambió la postura que tenía hace unos años por la conveniencia de un cuarto de hora al amparo del poderoso grupo empresario que surgió a la sombra del diario de los Noble para obtener ganancias a cualquier precio.

Si se intenta escuchar sin apasionamiento y por separado uno y otro son, sin dudas, convincentes. Tal vez, sólo tal vez, tenga cada uno un poco de razón. Y tal vez, sólo tal vez, el desprevenido televidente, oyente o lector, sea una víctima de una nueva puesta en escena. Como cuando se ve a políticos discutir con vehemencia posturas innegociables o se anuncian aliados por grandes causas, y al poco tiempo todo se da vuelta. Los enemigos se transforman en compañeros de ruta, se abrazan y se elogian; y los amigos se evitan, se azuzan y se señalan como lo peor del horizonte electoral.


Hablando de cosas importantes: No tan distintos

Este domingo -27 de Julio- Víctor Hugo Morales fue entrevistado largamente por Mauro Viale en el canal América y, desde ahí, se despachó reiteradamente contra el Grupo Clarín, contra Lanata y acusó sin empacho a Magnetto, ubicándolo en la oscuridad de un despacho siniestro y tenebroso, rodeado de obsecuentes y responsable de no pocos negociados.

En la nota –que manejó como si fuera el dueño y productor, no el entrevistado- el relator rechazó el mote de “kirchnerista”, defendió la gestión de Amado Boudou como parte de una estrategia para evitar que la impresión de moneda quede en poder de empresarios del juego, y pretendió expresar que “no todo” lo que hace el gobierno le parece bien.

Para “cuestionar” al kircherismo le achacó no haber avanzado con la legalización del aborto. Viale -el conductor- intentó poner en el aire un informe sobre la base de un artículo periodístico publicado en Clarín y Morales se lo impidió no una, sino dos veces. Y no sólo eso, momentos después presentó un video que había llevado para ponderar la figura del ex funcionario Moreno en una reunión de accionistas del “siniestro” multimedio.

Por la noche, como era de esperar, Lanata en Canal 13 –con su habitual vocabulario impregnado de vulgaridades- comenzó su programa refiriéndose a los dichos de Morales, a los honorarios del relator en Telesur y a los miles de dólares gastado en vuelos, entre otras cosas, rechazando que alguna vez fuera a visitar al uruguayo a su programa de Continental para leer su contrato.


Unidos contra la vida

Fuera de las diferencias –posiblemente circunstanciales- que los entretiene a ambos por estos días, Morales y Lanata están unidos en la torpeza de considerar que legalizar el asesinato intrauterino es una medida justa, un mal menor o un avance de la sociedad.

Ambos periodistas, cada uno con sus puntos de vista, sus negocios, sus formas, su público, se ubican en la misma vereda despreciando el sano criterio que obliga a mirar todo, con sus pro y sus contras, para llegar a una conclusión con el máximo de objetividad.

No. Por sus caprichos o sus convicciones ideológicas, no ven más allá.

Morales firma solicitadas (junto a Lanata), se saca fotos con símbolos abortistas y declara (dos veces y sin que nadie se lo pregunte) que el país merece el aborto.

Lanata comenta que está en contra del aborto, pero que para evitar que muera una mujer en un aborto “inseguro” prefiere que se lo haga con asepsia y que nadie la penalice ni a ella ni al médico que se lo practique. De punta a punta una postura abortista, como la que impulsó la legalización en España y otros países.

Cuando hace poco a una joven se le había negado un aborto en un hospital provincial por lo avanzado del embarazo, Lanata y Magdalena Ruiz Guiñazú entrevistaron por radio al abogado que intervenía para que se mate al bebé, sin ninguna otra postura. Finalmente la tropa abortista logró que la masacre intrauterina se realice.

¿Si alguien es capaz de relativizar el valor de la vida más inocente, importa qué otra cosa piensa?

Los que defendemos la vida y buscamos ser coherentes, no nos conformamos con el camino más corto y pretendemos poner luz donde hay oscuridad. No podemos ponernos a debatir aspectos secundarios cuando lo básico, lo primero, no está claro.

Una mujer sólo elige desechar la vida que lleva dentro de su vientre cuando está desesperada, confundida, sola o mal aconsejada. El Estado y las instituciones de la sociedad no deben darle lugar a una práctica brutal y despiadada como el aborto, sino acompañar, ayudar, sostener a cualquier ciudadana en crisis. Imponer una mirada parcial, incompleta, sin ver toda la realidad que lleva a considerar el aborto cómo camino no es propio de un Estado justo.

El aborto es un delito y periodistas como los citados no deberían apoyar o promover miradas delictivas. Ojalá, por ellos y por la sociedad que los ve y los escucha, se dieran la oportunidad de ver toda la realidad y no sólo una parte.


-> Alberto Mora
Director de Contenidos

 

 

Firma

Facebook Flickr Twitter Instagram You Tube Facebook

 

 

 
 
Ver farmacias de turno en San Isidro
ACTUALL HAZTE OIR RELIGION EN LIBERTAD
Ver farmacias de turno en San Isidro
¿Qué es la ideología de género?
GRAVIDA DAMAS ROSADAS MARCHA POR LA VIDA FUNDACION CONIN
CUIDAR TU VIDA EN TUS MANOS FUNDACION LORY BARRA FUNDACION LEER
ASOCIACIÓN TRADICIONAL ARGENTINA EL LAZO MADRES DEL DOLOR FUNDACION ESCOLARES FUNDACIÓN PRIMEROS PASOS DELFINA VASALLO
FUNDACIÓN MARÍA CECILIA FUNDACIÓN COR FUNDACION NOSOTROS
LA CHATA SOLIDARIA CÍRCULO DE POETAS DE LA CIUDAD DE BOULOGNE SUR MER ASOCIACIÓN UMBRALES LA MERCED VIDA
INSTITUCION FÁTIMA

BUSCADOR
Google

PORTADA

FAMILIA

ENTIDADES

GUÍAS DE DATOS

EFEMÉRIDES

RELIGIOSAS

HISTORIAS

PLANO

SANTORAL

VALORES

ECOLOGÍA

COLEGIOS

AGENDA

NOTICIAS

SALUD

ORGANIZACIONES

CULTURA

COMENTARIOS

PUBLICIDAD

ENVIAR INFO

EDUCACION

DEPORTES

FARMACIAS

 

P o r t a l   U N O   A r g e n t i n a
Todos los derechos reservados | 2004-2020