San Isidro, Buenos Aires | |
       
Facebook Flickr Twitter Instagram You Tube Facebook      
  .: HISTORIAS

 
El pintor de San Isidro
   
Prilidiano Pueyrredon nació en Buenos Aires en la quinta denominada "Santa Calixta" que sus padres tenían en la actual calle Libertad esquina Juncal, lugar conocido por el nombre de las "cinco esquinas". Su partida bautismal custodiada en la iglesia de La Merced nos informa que: "en siete de febrero de 1823 con mi licencia, el Dr. Don Domingo Caviedes bautizó solemnemente a un párvulo que nació el día 24 de Enero próximo pasado, y se llamó Prilidiano, hijo legítimo de Don Juan Martín de Pueyrredon y de Doña María Calixta Tellechea, natural de esta ciudad; fueron sus padrinos Don Manuel Martínez y García y Doña Dámasa Concepción Caviedes y de verdad la firmo el Dr. Julián Segundo de Agüero".

Pueyrredon estudió en Buenos Aires en el Colegio de la Independencia, demostrando desde niño tener vocación por el dibujo. A los doce años de edad, en 1835, viajó a España con sus padres, regresando en 1841 luego de seis años, con una recalada de tres años de permanencia en Río de Janeiro.

Contando 21 años, en 1844, emprendió nuevamente un viaje a Europa, realizando estudios de pintura en Florencia y posteriormente en París concurrió al prestigioso Instituto Politécnico, de donde egresa con el título de ingeniero, a la vez que perfeccionó sus conocimientos pictóricos. Su formación artística es europea, especialmente francesa, influjo éste que se percibirá nítidamente en los aspectos formales y cromáticos de sus pinturas.

Habiendo regresado a Buenos Aires en 1848, ejerce su profesión de ingeniero realizando obras realmente importantes, entre las que se distinguen la mansión que le construyera a Miguel de Azcuénaga, actual residencia presidencial de Olivos, el puente sobre el Riachuelo, las modificaciones de la antigua pirámide de Mayo y la restauración, en 1858, de la Casa de Gobierno.

Dentro de las reformas y ampliaciones que realizara en su chacra de San Isidro (actual Museo Pueyrredon) se destaca la gran galería que da frente al Rio de la Plata, como las habitaciones en los altos donde dispuso su bien iluminado estudio, en que pasaba varios días en total reclusión dedicado por entero a pintar.

En 1850/51 pinto el célebre retrato de Manuelita Rosas, obra que representa serias dificultades cromáticas originadas por el predominante color punzó del traje que debía vestir la hija del Restaurador. No obstante pudo superar airosamente el desafío recurriendo a distintas gamas de aquel color para pintar el tapizado del sillón ubicado a la diestra, el cortinado en el lado opuesto y la alfombra, obteniendo un contraste neutralizante.

Posiblemente la obra más destacada de la paleta de Prilidiano Pueyrredon deba ser el retrato de su padre, don Juan Martín, debiendo convenirse "en que el artista es, para entonces, poseedor de un oficio muy completo" (Adolfo Luis Ribera).

Nuestro biografiado fue un hombre de gustos refinados, con una cultura poco común -tenía conocimientos de música, letras, ciencias naturales, filosofía y dominaba las ciencias exactas en sus disciplinas de la física, química, matemáticas y hablaba varios idiomas -estaba rodeado de un velo de misterio, posiblemente por su conducta reservada, casi melancólica, de estados anímicos inestables, sin llegar a ser una persona antisociable.

Según nos lo describe Marcos de Estrada sus caracteres físicos eran: "altura, corpulencia, ojos grandes e inquietos y un poco de sordera. Muy atrayente para las mujeres, no era fácil de persuadir y estaba a la defensiva por su espíritu libre y su deseo de consagrarse exclusivamente a su trabajo".

Las famosas tres letras P (P.P.P.) con que firmaba sus cuadros e incluso utilizó en su papel para correspondencia, originaron más de una polémica, ya que nadie ha podido aclarar fehacientemente la misteriosa P que agregaba a las dos que le corresponden como iniciales de su único nombre y apellido. Hay quien sostiene que el 24 de Enero, día de la Santa Patrona toledana Nuestra Señora de la Paz, coincidente con su nacimiento, influyera para que adoptara esa otra P para invocar su recuerdo. Otros han supuesto caprichosamente que se llamaba Prilidiano Pedro Pueyrredon.

Tambien se conjetura que las tres P significaban Prilidiano Pueyrredon pinxit, según la costumbre latina. En tren de misterios, existe una obra de Prilidiano Pueyrredon que guarda un secreto familiar, y que felizmente el Museo Brigadier General Juan Martín de Pueyrredon pudo incorporar a su patrimonio en 1978 para exhibirla en una de sus salas.

Nos referimos al retrato de Magdalena Costa Ituarte, sobrina segunda del pintor y su festejada, que presenta su mano derecha inconclusa -sin pintar- detalle éste que responde a un estado anímico del pretendiente y pintor, ocasionado por la negativa de los padres de la dama, a la solicitud de la mano, para formalizar el matrimonio.

José León Pagano opina que el retrato de Magdalena Costa Ituarte "es una pieza inapreciable y reveladora como organismo de puro contenido estético. No conozco nada suyo más representativo. Es una obra de un gran colorista".

Como retratista Pueyrredon pintó a personas pertenecientes a la clase social de la que formaba parte, como el ya comentado de Manuelita Rosas y Magdalena Costa Ituarte, a los que podemos agregar -para nombrar solamente algunos- los de: Adela Bustamante de Jiménez, Cecilia Robles de Peralta Ramos y su hijo Jorge (1861), Miguel de Azcuénaga (1864), Isidora Peralta Ramos, Estela Eastman de Barros (1865), el brigadier Manuel Guillermo Pinto y su esposa doña Juana García, Nicolás Avellaneda, Jacoba Cueto de Paz (1866), Juan Bautista Peña, Santiago Calzadilla, Elvira Lavalleja de Calzadilla (1859), Juan Martín de Pueyrredon (1870), Autorretrato; mereciendo comentario aparte los de: José Ignacio de Iraola, Enrique de Lezica, el Canónigo Gabriel Fuentes, Francisca Badaraco de Antola, Personaje anónimo, otros dos de damas anónimas y la acuarela que representa el escudo del linaje Pueyrredon-Dogan, todos estos pertenecientes a la pinacoteca del Museo Pueyrredon de San Isidro.

También se dedicó a pintar escenas y costumbres rurales, paisajes tomados de la campaña bonaerense, algunos ejecutados en San Isidro, como el autorretrato del pintor cazando en los alrededores de la quinta, "Recorriendo la estancia" (1865). "San Isidro" (1867) y "Paisaje de la Costa", los que además de poseer una elevada fuerza de comunicación guardando una grata armonía cromática, tienen un elevado valor iconográfico y testimonial.

Según Jorge Romero Brest "el último período de su vida, Pueyrredon no acusa mayores influencias; parece haberse desprendido de toda preocupación estética y abordado la expresión, tanto del hombre como de la naturaleza, libre de prejuicios".

Prilidiano Pueyrredon falleció soltero a los 47 años de edad, el 3 de Noviembre de 1870 siendo inhumado al día siguiente en el cementerio de la Recoleta.

Con su desaparición el país perdió a uno de los grandes maestros de la pintura. San Isidro lo considera con justo derecho su pintor.


-> Bernardo Lozier Almazan
Ex Director del Museo, Biblioteca y Archivo Histórico Municipal


PUEYRREDON NO LLEVA ACENTO

Hace más de una docena de años, dos de los dueños del apellido Pueyrredon se tomaron el trabajo de hacer público un "detalle" que se transcribe a continuación:

"El diccionario complica
Cuando nos cambia las frases,
Porque aprendimos las bases
Y ya nada significa
Hasta la "Ñ" sacaron
La "H" y los acentos
Pero siempre se empeñaron
En no olvidar ni una vez
El problema del acento
De mi apellido bearnés
Desde el colegio he sufrido
Y en los años que he vivido
Reconozcan mi lamento
Y comprendan lo que siento
¡Pueyrredon va sin acento!".
(Victoria Pueyrredon Saavedra Lamas)

"Espero que ahora, cuando escriban mi apellido, no le pongan el acento". Después apunta: "Son 18.500 los descendientes del francés (Juan Martín de Pueyrredon y Labroucherie), y 6.000 con sus cónyuges. Es hora de que el apellido se escriba correctamente". (Mariano White Pueyrredon)

Entre los miles de descendientes, puede nombrarse al autor del Martín Fierro, José Hernández, hijo de una sobrina de Juan Martín. Otro descendiente fue el Premio Nobel de Química, Luis Federico Leloir. Por línea paterna y materna descendía de Juan Martín de Pueyrredon y de Rita Damasia O'Doghan. Y otra heredera famosa fue la escritora Silvina Bullrich, hija de Rafael Augusto Bullrich y María Laura Meyrelles y Torres Sáenz Valiente.

Hay que mencionar, también, a Honorio Pueyrredon, nieto de José Cipriano Pueyrredon, uno de los hermanos de Juan Martín.

Honorio adhirió al radicalismo, y cuando Hipólito Yrigoyen llegó al poder, lo nombró ministro de Agricultura. Un año después ocupó la cartera de Relaciones Exteriores. Murió en su residencia porteña de Juncal 1045 el 23 de Setiembre de 1945.

 

 

.: Portal UNO Argentina

Facebook Flickr Twitter Instagram You Tube Facebook

 

 

 
 
ACTUALL HAZTE OIR RELIGION EN LIBERTAD
ENCUESTA
¿Qué incide más para tener un país mejor?
Mejor educación
Mayor seguridad
Más trabajo

Ver farmacias de turno en San Isidro
¿Qué es la ideología de género?
GRAVIDA ROTARY CLUB DAMAS ROSADAS FUNDACION CONIN
CUIDAR CASA DE GALILEA FUNDACION LORY BARRA FUNDACION LEER
BIBLIOTECA POPULAR DE SAN ISIDRO MADRES DEL DOLOR FUNDACION ESCOLARES FUNDACIÓN PRIMEROS PASOS DELFINA VASALLO
FUNDACIÓN MARÍA CECILIA CENTRO DE EXCOMBATIENTES DE MALVINAS SAN ISIDRO FUNDACIÓN COR
TU VIDA EN TUS MANOS ASOCIACIÓN TRADICIONAL ARGENTINA EL LAZO UASI LA CAVA CÍRCULO DE POETAS DE LA CIUDAD DE BOULOGNE SUR MER
INSTITUCION FÁTIMA
LA CHATA SOLIDARIA ASOCIACIÓN UMBRALES LA MERCED VIDA FUNDACION NOSOTROS

Ver farmacias de turno en San Isidro
BUSCADOR
Google

PORTADA

FAMILIA

ENTIDADES

PUBLICIDAD

EFEMÉRIDES

RELIGIOSAS

HISTORIAS

PLANO

SANTORAL

VALORES

ECOLOGÍA

GUÍA DE COLEGIOS

AGENDA

NOTICIAS

JARDINERÍA

GUÍAS DE DATOS

RESTAURANTES

COMENTARIOS

MASCOTAS

GUÍAS DE ORGANIZACIONES

ACTIVIDAD CULTURAL

DEPORTES

SALUD

FARMACIAS

EDUCACION

ENVIAR INFORMACION

FAVORITOS

 

P o r t a l   U N O   A r g e n t i n a
Todos los derechos reservados | 2004-2018